Barrio de Ruzafa, el SoHo valenciano

NOMADEA >VALENCIA > ...

Ruzafa Fashion Week
16/05/2014

A nadie se le escapa que Ruzafa es el barrio de moda en Valencia. Y podríamos decir que ha renacido de sus cenizas, pues a pesar de estar en pleno centro de Valencia, el barrio pasó por una etapa de decadencia que casi acaba con él: los emigrantes le dieron vidilla, y tras ellos llegaron los artistas, los arquitectos, los diseñadores. A los locutorios y tiendas árabes, se les unieron restaurantes, galerías de arte, gastrobares, enotecas, tiendas de ropa. Hoy en día, tras un proceso de renovación profunda, Ruzafa es la zona de moda en la capital del Turia, un SoHo valenciano que reúne a decenas de razas, religiones, idiomas. Un barrio que vive tranquilo, como el pueblo que un día fue antes ser engullido por la gran ciudad.

Si hay un corazón en Ruzafa, ése es su mercado. El renovado Mercado de Ruzafa, es el epicentro del comercio de la zona, del cual se abastecen los locales de la zona, que lo comunican con orgullo en sus cartas y menús. Y aún falta lo mejor: el barrio lleva años esperando lo que será la joya de la corona: el Parque Central. Este proyecto de Central Park valenciano, abrirá el barrio a un gran espacio verde que contribuirá a dinamizar el ambiente del barrio. Por algo, Ruzafa (Russafa) significa jardín en árabe.

Así que vámonos de paseo. Para los valencianos desubicados y viajeros que se acerquen a la ciudad, el barrio de Ruzafa se encuentra muy cerca de la Estación del Norte (y de la estación del AVE, Joaquín Sorolla) entre la Gran Vía Germanías, la Avenida Reino de Valencia, la calle Filipinas y la Avenida Peris y Valero. Sus principales calles son Sueca, Cuba, Cádiz, Dénia, Literato Azorín... bastante famosas porque ahí se plantan algunas de las fallas más importantes de la ciudad, como son Sueca-Literato Azorín y Cuba-Literato Azorín.

RESTAURANTES EN RUZAFA

¿Dónde comer en Ruzafa? Basta decir que alguno de los restaurantes de moda de Valencia se encuentran en este barrio, así que esta pregunta tiene fácil respuesta. En unas pocas calles tenemos una gran variedad de locales. Como Mediterránea de Hamburguesas (Sueca, 45) o The Black Turtle (Sueca, 51), dos locales separados por unos pocos metros, que harán las delicias de los más carnívoros, pues tanto en el uno como en el otro podremos encontrar las mejores hamburguesas de Valencia.

Tras el cierre de Arrop, el hiperactivo Ricard Camarena se ha instalado en Ruzafa no con uno, sino con dos locales. Canalla Bistró (Maestro José Serrano, 5) es un gastrobar desenfadado con una carta equilibrada en cuanto a precio y producto y el sello de calidad que tiene todo lo que haceEn Ruzafa están algunas de las propuestas gastronómicas más interesantes de Valencia el de Gandía. Al lado está Ricard Camarena (Doctor Sumsi, 4), el restaurante gastronómico donde el cocinero valenciano propone varios menús degustación en los que da rienda suelta a su creatividad.

Uno de los últimos en llegar al barrio es Anerea (Doctor Serrano, 4), el restaurante de Josep Quintana, que tras su paso por Can Freixa y Torrijos ha abierto este pequeño local, con siete u ocho mesas y cocina abierta. A través de las ventanas se ve el Mercado de Ruzafa, lo que en sí ya es un buen presagio. Se trata de un restaurante basado en la calidad del producto, sin dejar de lado la creatividad de la que siempre ha hecho gala este cocinero, donde bordan guisos y arroces.

Los amantes de la cocina francesa están de enhorabuena si pasan por Ruzafa, porque en La Galette (Doctor Serrano, 17), donde elaboran especialidades bretonas. Allí podremos degustar sus Galettes de trigo sarraceno (una especie de crêpes), las ostras de Belon, foie fresco a la manzana, magret de pato y foie o tablas de quesos franceses.

Cerca de allí (en Ruzafa todo está cerca) podemosRestaurante Copenhagen disfrutar de la cocina vegetariana por partida doble: Copenhagen (Literato Azorín, 8) y Malmö (Sueca, 46) dos locales gemelos, a menos de 100 metros el uno del otro, con una decoración descaradamente nórdica. Ambas opciones son perfectas para probar cocina mediterránea con toques japoneses y tailandeses.

Otro de los clásicos de la zona es Maipi (Maestro José Serrano, 1), donde podremos comer cualquier cosa que se pueda hacer a la plancha: chuletillas, gamba roja, solomillo de buey, verduras... Algo tendrá el sitio cuando está lleno hasta los topes. De hecho cierran sábado y domingo. Para descansar.

Uno de los locales que más incondicionales tiene en Ruzafa es Entrevins (Reina Doña María, 3). Los más avispados ya habrán intuído que el vino es parte esencial de este restaurante, no por nada su sumiller, Custodio López Zamarra, fue campeón nacional de sumilleres en 2010. Además de buenos caldos, en Entrevins cultivan el maridaje y son aficionados a confeccionar menús cerrados con una excelente relación calidad-precio. Su cocina es de mercado con un toque de creatividad.

Si queremos algo más desenfadado podemos acudir a El Rus (Sueca, 35), bocadillería mítica del barrio de Ruzafa, donde degustaremos alguno de sus originales (y deliciosos) bocadillos y ensaladas. Aconsejamos dejar hueco para el postre, porque su tarta de chocolate es antológica. Tienen una terraza donde podremos cenar viendo pasar la vida del barrio.

La Tasqueta del Mercat (Maestro Aguilar, 2) ha sido uno de los últimos en llegar al barrio, y uno de los que más está dando que hablar. Sus propietarios se conocieron trabajando junto a Ricard Camarena, y en este proyecto han optado por una carta corta, desenfadada y con producto fresquísimo (cruzando la calle está el Mercado de Ruzafa): ensaladilla Guitxán (su interpretación de la ensaladilla rusa), tataki de atún con sésamo, ravioli de rabo de toro, croquetas de jamón, setas y trufa... y una relación calidad-precio excelente.

Los amantes de la gastronomía nipona tienen en Nozomi Sushi Bar (Pedro III el Grande, 11) el, probablemente, mejor restaurante japonés de la ciudad. Sus propietarios (que ya regentaron el mítico Sushi Home, en el barrio del Carmen) han creado un local precioso (un gran contenedor de cemento revestido de madera, con un techo donde el origami es el auténtico protagonista), digno de estar en el mismísimo Tokio.

Si queremos tomar sushi por Ruzafa en plan más informal, hay dos excelentes opciones: The Sushi Room (Cuba, 48), un coqueto local minimalista que cuenta con una pequeña barra y la cocina a la vista, y Tora (Pedro III el Grande, 11), una taberna japonesa en la que podremos degustar auténtico yakisoba, gyozas genuinas y kaarage en su punto. Todo ello acompañado por cerveza japonesa y sake, por supuesto.

Y de Japón a México. La Llorona (Pintor Salvador Abril, 29) es una taquería que no desentonaría en el DF, ciudad que vio nacer a José Gloria, su propietario, antes de que decidiera instalarse en Valencia, donde trabajó junto al mismísimo Ricard Camarena. Imprescindible su guacamole con totopos caseros y los tacos de lengua y cochinita pibil. Abstenerse amantes del tex-mex, La Llorona es un restaurante mexicano de los de verdad.

A los ya comentados podemos añadir El Bouet (Puerto Rico, 36), El Fino (Pintor Salvador Abril, 13), Sabors (Cádiz, 61), La Pizarra (Vivons, 6), Maridaje (Sevilla, 27), Casa Botella (Pintor Salvador Abril, 28), Bodega El Mercat (Cura Femenía, 2), Ca Mandó (Pedro III El Grande, 12), Ghaada (Doctor Serrano, 17), El Huerto (Pedro III El Grande, 11)... será por bares y restaurantes en Ruzafa. Además, últimamente se abren nuevos locales cada semana.

DÍAS DE VINO Y LIBROS

En el barrio de Ruzafa están tan acostumbrados a la diversidad, que las fronteras se difuminan. Incluso en las tiendas y negocios de la zona. A nadie sorprende encontrar un café-librería donde además se hacen conciertos y talleres de pintura para niños. Ubik Café Estamos hablando de Ubik Café (Literato Azorín, 13), un espacio multidisciplinar donde, sobre todo, se está a gusto.

Un secretillo: justo al lado del Ubik Café (en la misma dirección, de hecho) se encuentra la sede de la UCE (Unificación Comunista de España). Que no cunda el pánico: tras un pasillo interminable que desemboca en un bar, nos encontramos con un patio enorme, por lo que no es de extrañar que el sitio sea conocido como El Patio de Ruzafa. Allí tiene lugar, cada domingo, un mercadillo de productos ecológicos y, cada dos, otro de ropa y complementos artesanales.

Cerca de allí (repetimos: en Ruzafa está todo cerca) se encuentra Slaughterhouse (Denia, 22), librería ubicada en un antiguo matadero (de ahí su nombre), donde aparte de comprar las últimas novedades podremos realizar una cata de vinos, contemplar una exposición de arte o, simplemente, tomarnos un café. Y si seguimos hablando de librerías, no podemos olvidar Cosecha Roja (Sevilla, 20), bar-librería especializada en novela negra, que toma su nombre de la obra maestra de Dashiell Hammet.

A veces el nombre de un local ya es toda una declaración de intenciones: Bartleby (Cádiz, 50), que toma prestado el nombre del famoso personaje de Melville, es una librería con gusto por las editoriales independientes. Tienen un espacio dedicado a los cómics y su selección de literatura infantil demuestra que hay vida más allá de Geronimo Stilton. Además, mientras hojeamos libros podemos tomarnos una copa de vino.

Ante tal cantidad de librerías que luchan por salir adelante con propuestas valientes y ofreciendo un valor añadido, ¿quién querría ir a una gran superficie a comprar libros?

UN BARRIO CON ARTE

Tal vez el principal motor cultural del barrio sea la Sala Russafa (Denia, 55), que nació con el objetivo de promover el consumo cultural a través del teatro, la danza y las artes plásticas, para todas las edades. Por eso allí podemos asistir a funciones de teatro infantil, congresos de novela negra o proyecciones de películas clásicas. Todo cabe en un barrio como éste.

Ruzafa también es famosa por sus galerías de arte. Espai Tactel (Denia, 25) es uno de los espacios culturales más populares del barrio. Son expertos en arte contemporáneo, Espai Tactel y no le hacen ascos a nada: fotografía, diseño gráfico, ilustración... pero siempre buscando lo último en cuanto a tendencias y disciplinas artísticas.

Otra de las galerías de arte más conocidas de Ruzafa es Colorelefante (Sevilla, 26), que además de tener un nombre de lo más chulo, ofrece exposiciones con obras realmente interesantes y de vez en cuando, conciertos. Incluso cuenta con un club gastronómico, uno de cuyos miembros, una vez al mes, cocina alguna especialidad de su región o país. Con ingredientes comprados en el Mercado de Ruzafa, faltaría más.

Trentatres Gallery (Sueca, 33) está marcado por el número 3, como se deduce de su nombre, de su ubicación y de su proyecto dividido en tres áreas: galería de arte, estudio de diseño y espacio gastronómico, el Café 33, con una terraza que crea adicción en el el chaflán más concurrido del barrio. ¿Quién da más? Además, los domingos celebran sus Sundays Market, donde podremos hacernos con objetos de lo más variopinto.

Merece también la pena acercarse hasta el Sporting Club Russafa (Sevilla, 5). No, no se trata del equipo de fútbol del barrio, sino de un espacio multidisciplinar donde además de exposiciones de todo tipo de arte se llevan a cabo obras de teatro, conciertos, o danza.

CAFÉ Y COPAS POR RUZAFA

Como no podía ser de otra manera, en Ruzafa se cultiva el arte de la sobremesa alrededor de un café o un buen gintonic. Además de las librerías-café que hemos visto anteriormente, en el barrio hay multitud de locales con encanto para sentarnos y reponer fuerzas.

Uno de los sitios míticos en el barrio es el Café Pessoa (Literato Azorín, 2), que cuenta con una buena terraza para ver contemplar el ir y venir del barrio. Al lado, está Tula Café (Cádiz, 62), un local donde podremos disfrutar de buena música y de mejores combinados. Café Dublín (Sueca, 51) no espere un pub irlandés, sino un local moderno donde tomar algo después de nuestra cena. Enfrente está Sandanski (Sueca, 42), con sus 35 tipos de ginebra.

En el Café Cyrano (Pintor Salvador Abril, 10) se lleva lo de pasar la tarde alrededor de juegos de mesa mientras nos tomamos un café con leche. Por la noche la cosa cambia y se sustituyen las infusiones por copazos.

Sin duda, uno de los sitios con más encanto de Ruzafa es Dulce de Leche (Pintor Gisbert, 2), una de esas cafeterías que podrías encontrarte en cualquier barrio cool del mundo. Sus pasteles están de muerte y sirven uno de los mejores brunch de la ciudad. Además, forma parte de nuestra lista de sitios más chulos de Valencia.

En la misma línea está El Desván del Café (Puerto Rico, 4), donde podremos tomar un café con un pedazo de tarta en un ambiente que invita al sosiego. Unhate Café, en RuzafaBuena música de fondo con una decoración bohemian-chic, que incluyen una bicicleta colgada en la pared.

En Unhate Cafe (Dénia, 49), que es uno de los últimos en llegar al barrio, además de hacer unas tartas que están de muerte (no te pierdas la de fudge o el bizcocho Victoria), tienen un patio interior muy chulo, lleno de plantas y paraguas. Sí, paraguas.

Y dejamos lo mejor para el final: Bluebell Coffee co. (Buenos Aires, 3) sirve el que es, probablemente, el mejor café de Valencia. Ocupan el local donde estaba la tetería Ain Al Russafi y son el perfecto ejemplo de lo que se ha venido en llamar tercera generación (third wave of coffee) en Valencia, o sea, un movimiento artesano que trata el café con auténtica devoción, por lo que sólo se trabaja con el producto de mayor calidad y se cuida el proceso (gramaje, molienda, prensado, extracción) hasta el último detalle. Vamos, justo lo que hacen en Bluebell Coffe co.

El local está presidido por la legendaria La Marzocco, máquina mítica para los amantes del auténtico espresso, aunque no es la única, pues por allí anda la no menos histórica Chemex. Además, si vamos en fin de semana podemos disfrutar de un brunch, con sus huevos Benedict y su mimosa de naranja y champagne, que no tiene nada que envidiar al que podríamos tomar en cualquier local de moda en Williamsburg, por ejemplo. En definitiva: un local con encanto y de lo más cosmopolita, y uno de los pocos lugares de la ciudad donde podemos atrevernos a pedir un café sin azúcar.

Para disfrutar de música en directo y jam sessions, podemos dirigirnos al Café Mercedes (Sueca, 27) o a Chaston (Sueca, 63). La santísima trinidad de la música en directo en Ruzafa la completa el Café Teatro Tocado (Cádiz, 44), que parece salido del París de Toulouse-Lautrec.

Los noctámbulos pueden alargar la noche en Le Club (Cuba, 8), una sala de conciertos y discoteca electrónica, y en Excuse Me? (Tomassos, 12), junto al Mercado de Ruzafa, con dos ambientes, uno de ellos con rock indie de ayer y hoy.

PAN Y COSAS RARAS

En un barrio cosmopolita y moderno como Ruzafa, conviven los negocios de toda la vida con locales decididamente transgresores. Por eso, lo ideal es pasear por sus calles, entrar en zaguanes convertidos en peluquerías, en patios inundados por vestidos de los diseñadores más cool, en caballerizas donde comprar regalos originales...

Uno de los locales que sin duda llamará nuestra atención es Caroline Curiosity Shop (Cádiz, 25), con piezas de pop art y ropa que no se pondrían los niños bien. En Gotham (Ruzafa, 56) encontraremos los cómics nuevos y los de toda la vida, mientras que en Gnomo (Cuba, 32), local especializado en regalos originales, podremos comprar esa cámara lomográfica que vimos en un escaparate de Nueva York.

El mejor pan de Valencia se encuentra en el barrio de Ruzafa, concretamente se trata del Horno Valencia (Sueca, 55), que elabora sus productos a la manera antigua, en horno de leña. Si su pan de pueblo está tremendo, el de centeno no se queda atrás. Y casi enfrente, nos encontramos con la peluquería más famosa de la zona, Joan Santamaría Perruquer (Literato Azorín, 17), donde es habitual asistir a exposiciones, eventos, exposiciones de camisetas...

EL MERCADO DE RUZAFA

Cualquier visita al barrio estará incompleta si no nos acercamos al Mercado de Ruzafa, auténtico corazón de la zona. Siempre se ha dicho que el ambiente de una ciudad se puede medir visitando sus mercados, y Ruzafa no es una excepción.

Renovado desde hace poco (a su colorida fachada, se añadirá en breve un techo verde), el Mercado de Ruzafa es una magnífica opción para comprar productos deMercado de Ruzada la tierra y probar alguna de las delicatessen que nos ofrecen sus paradas. En el puesto de Ben Triat podremos adquirir especialidades mediterráneas como el paté de berenjenas con chile o los pimientos rellenos de queso feta. Y en Carnes Filo podremos comprar solomillo de Kobe, por ejemplo.

Lo mejor es perderse por los pasillos del mercado y dejarse inundar por los olores y colores que nos asaltarán a cada paso. Especialmente en los puestos exteriores, junto a la fachada, donde podremos comprar flores.

Ya que estamos en el Mercado de Ruzafa, para que nuestro paseo sea completo, podemos darnos una vuelta por sus alrededores y contemplar la preciosa Iglesia de San Valero, conocida como la Catedral de Ruzafa.

Un consejo: este barrio es el destino perfecto para sorprender a tu pareja con una escapada romántica. Así que si quieres alojarte en pleno corazón del barrio de Ruzafa, la mejor opción es el Petit Palace Germanías (Sueca, 14), encantador hotel boutique que ha sido recomendado hasta en la guía viajera del New York Times (resérvalo aquí a un precio especial).

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN VALENCIA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008