Valencia en un fin de semana

Foto de Luca Moglia / Flickr
23/08/2015

Valencia, con sus playas kilométricas, su clima envidiable y su gastronomía de primer nivel convierten a esta ciudad mediterránea en el lugar perfecto para una escapada.

En un viaje de fin de semana podemos sacarle todo el jugo a la capital del Turia dándonos una vuelta por el casco antiguo para visitar el mejor mercado urbano del país, flipando con los edificios futuristas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, acercándonos a la Albufera para comer paella o paseando por los sitios de moda como el Barrio de Ruzafa, conocido como el SoHo valenciano: tradicional y moderno a partes iguales, se ha convertido en el barrio más efervescente de Valencia.

Calatrava y las naves espaciales

Para empezar el da podemos acercarnos hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el máximo exponente de la Valencia vanguardista. Sobre todo de noche, este conjunto de monumentos diseñados por Santiago Calatrava nos recuerda a unas gigantescas naves espaciales que se hubieran posado sobre el cauce del río Turia. Es el lugar perfecto para hacer fotos: miremos donde miremos, siempre hay una imagen que querremos conservar de recuerdo.

Podremos pasear entre sus impresionantes construcciones y disfrutar de sus atracciones, donde, sin duda, la estrella es l'Oceanogràfic. Si decidimos visitarlo se nos escapará la mañana entre tiburones y peces globo. Pero valdrá la pena.

Si viajamos con niños además de la visita a l'Oceanográfic, no estaría de más darse una vuelta por el Bioparc, al otro lado de la ciudad: un nuevo concepto de zoológico donde se han recreado los hábitats de los animales en África. Puede ser una buena opción para que los más pequeños se diviertan, aunque es posible que los adultos acaben con una sobredosis de fauna.

Relax en los jardines

Durante una escapada, no hay nada mejor que un buen jardín para relajarnos y reposar. En Valencia, tenemos dos magníficas alternativas: justo al lado del Museo San Pío V se encuentran los Jardines del Real, también conocidos como Los Viveros, uno de los pulmones de la ciudad. Y muy cerca de allí, está uno de los secretos mejor guardados de la capital del Turia: los Jardines de Monforte, de menor tamaño pero con mucho más encanto.

Un paseo por el centro

Un buen punto de partida para conocer el centro de Valencia, puede ser la Plaza del Ayuntamiento, donde también se encuentra el Palacio de Comunicaciones (conocido entre los valencianos como edificio de Correos), con su impresionante torre de telecomunicaciones de 30 metros de altura y réplica de la original.

A un paso de allí, enclavado en la milla de oro valenciana, se encuentra el Palacio del Marqués de Dos Aguas que, con su impresionante fachada de mármol, es uno de los rincones con más encanto de Valencia, siendo un visita imprescindible en nuestro recorrido por la ciudad.

Da de mercado

La siguiente parada nos llevará a la Plaça del Mercat, donde se hallan tres de los edificios más especiales de la ciudad: la Lonja de la Seda, obra maestra del gótico valenciano y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Mercado Central, El Mercado Central es cita obligada para los gourmetsuno de los mejores mercados urbanos del mundo (si queremos verlo en plena ebullición, el mejor día es el sábado por la mañana, y de paso podemos tomar algo en el Central Bar, el local de Ricard Camarena).

Justo al lado se encuentra la Iglesia de los Santos Juanes, donde aún podremos observar las consecuencias del incendio que arrasó el edificio durante la Segunda República.

La Catedral del Santo C疝iz

Tras disfrutar de algunos de los monumentos más representativos de la ciudad, podemos subir por la calle San Vicente hasta llegar a la Plaza de la Reina, donde se encuentra uno de los iconos de la ciudad: el Micalet. Imprescindible subir sus 207 escalones para disfrutar de la mejor panorámica de la ciudad, con el Mar Mediterráneo al fondo.

El Micalet es parte de la Catedral de Valencia, que iremos rodeando hasta llegar a la Plaza de la Virgen, auténtico corazón de la ciudad, donde se hallan el Palau de la Generalitat y, sobre todo, la Catedral, auténtica protagonista de la plaza. Es imprescindible plantarse ante la Puerta de los Apóstoles, donde todos los jueves a las 12 de la mañana, el Tribunal de las Aguas, resuelve los conflictos de aguas respecto al derecho de aguas en la huerta de Valencia.

Pero si por algo es famosa la Catedral de Valencia, es por albergar entre sus muros el Santo Grial, la copa que Jesucristo usó en la Última Cena y que se encuentra en la Capilla del Santo Cáliz.

La Catedral de Valencia alberga el Santo GrialUn pasadizo de piedra que data de 1660, une la Catedral con la Basílica de la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad de Valencia y protagonista absoluta de las Fallas.

Esta es una zona repleta de encanto, por donde podremos callejear topándonos, por ejemplo, con las ruinas de la Plaza de la Almoina, antiguo foro romano de la ciudad de Valencia, que ha sido restaurado para su visita y estudio.

Las torres del Carmen

No podemos abandonar esta zona sin dar un paseo por las callejas del Barrio del Carmen, y así respirar la esencia del casco histórico de la ciudad. Tras el Palau de la Generalitat arranca la calle Serranos, que acaba en las Torres de Serranos, otro de los iconos de Valencia.

Es obligatorio subir a lo alto de las torres para disfrutar de una vista privilegiada de los tejados del casco antiguo. Estas torres eran la puerta de la antigua ciudad, cerrándose de noche. Los viajeros que llegaban tras su cierre, debían dormir al raso. De ahí viene la expresión dormir a la luna de Valencia.

Después podemos tomar por la mítica calle Caballeros hasta llegar la la Plaza del Tossal, tomar la calle Quart y acercarnos hasta las Torres de Quart, muy similares a las de Serranos. Como en todas las zonas viejas de las ciudades, lo mejor es perderse y dejarse llevar por la intuición para descubrir detalles, rincones y personajes. Que los hay.

Además el Barrio del Carmen nos brinda una de las mayores ofertas gastronómicas de la ciudad, con decenas de bares, restaurantes y tabernas con encanto. Como el Bar Pilar, por ejemplo, donde podemos hacer un alto en el camino para probar sus míticas clóchinas al vapor, o El Café de las Horas, un sitio de lo más especial para degustar un buen cocktail.

Una ciudad con arte

En una escapada a Valencia no debería faltar una visita a alguno de sus museos más importantes. El IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno), es uno de los centros más importantes del país en cuanto a arte moderno. Muy cerca de allí se halla el Museo de Prehistoria, donde encontraremos piezas tan famosas como el Guerrer de Moixent.

Y junto al río, casi frente a las Torres de Serranos, se encuentra el imprescindible Museo de Bellas Artes San Pío V, que cuenta con obras maestras de, entre otros, Joaquín Sorolla y Francisco de Goya, aunque tal vez la estrella de los fondos del museo sea el célebre Autorretrato de Velázquez.

Vuelta a los orgenes

A veces las mejores cosas de una ciudad no están sólo en su núcleo urbano, y Valencia no iba a ser una excepción. Para conocer realmente la esencia del alma valenciana tendremos que acercarnos hasta la Albufera, un parque natural rodeado de arrozales, donde podremos dar un paseo en barca. Esta es la cuna de la mítica paella, y el lugar donde aún se conservan algunas barracas, las antiguas viviendas de la huerta de Valencia.

Si vamos en coche, podemos también pararnos en las cercanas playas de El Saler, uno de los lugares típicos de veraneo de los valencianos.

Tranva a la Malvarrosa

Nuestra siguiente parada no nos alejará mucho del mar: ¿quién no ha oído hablar de la Malvarrosa? Lo que era la playa de la ciudad se ha convertido en un kilométrico paseo marítimo, plagado de restaurantes y chiringuitos donde pararse a recuperar fuerzas. Los amantes de los deportes puede que reconozcan en la zona edificios como el Veles e Vents, telón de fondo de competiciones como la Fórmula 1 o la America's Cup.

Allí podremos pisar el asfalto del Valencia Street Circuit, acercarnos hasta el puente giratorio por el que los monoplazas sobrevuelan el mar o tomar un aperitivo mientras contemplamos las bases de los equipos de la Copa América. Muy cerca de allí están las atarazanas del puerto, los tinglados y la famosa Torre del Reloj.

De compras por Valencia

Visitar los comercios es una manera muy recomendable para tomar el pulso de la ciudad. Para ello, un excelente punto de partida es el Mercado de Colón, exponente del modernismo valenciano y recientemente rehabilitado, para luego perdernos por las calles Sorní, Conde Salvatierra, Cirilo Amorós, Jorge Juan... plagadas de tiendas de las de toda la vida. Luego podemos pasear por la calle Colón, principal arteria comercial de la ciudad, hasta llegar frente a la Estación del Norte, cuya fachada y vestíbulo no debemos perdernos

Pero sin duda, nuestra recomendación es dejarnos caer por el barrio de Ruzafa, el barrio de moda en Valencia. No por nada se le conoce como el SoHO valenciano. Tradicional y moderno a partes iguales, en Ruzafa podremos encontrar los restaurantes más cool, las tiendas de ropa más vanguardistas, librerías que sirven café (o cafeterías donde se compran libros) y galerías de arte con lo más moderno de la ciudad. Además, es obligatoria una visita al Mercado de Ruzafa, epicentro del barrio.

Horchata y paella

Algo imprescindible en toda visita a Valencia es tomar una buena paella, lo cual no es difícil porque la sirven en muchos sitios, con una calidad más que aceptable. Los viajeros normalmente se acercan hasta la playa para probar este plato, aunque ésta no es siempre la opción más acertada. Cualquier escapada a Valencia deber ser coronada con una buena paellaAsí que para tratar este tema (fundamental si estamos en la ciudad del Turia), hemos elaborado un artículo donde te contamos precisamente de eso: dónde comer la mejor paella valenciana.

Y un recorrido gastronómico por Valencia no estaría completo si no degustamos una buena horchata. Y para ello debemos ir a Alboraya, pueblo colindante a la capital. Si estamos en el centro, podemos tomar el metro y llegaremos en 10 minutos. Cuenta la leyenda urbana que muchos famosos viajan de incógnito hasta Valencia para degustar la auténtica horchata. Sería un buen final para nuestra escapada, ¿no?

La mejor paella valenciana

La Malvarrosa, l'Horta Nord, la Albufera... te invitamos a un recorrido gastronmico por los restaurantes donde podr疽 disfrutar de la aut駭tica paella valenciana.

Comer en Valencia

Si est疽 de escapada por Valencia, cuna de la paella, te proponemos una seleccin de los mejores sitios para disfrutar al m痊imo de la gastronoma mediterr疣ea.

ソBuscas hotel barato en Valencia? MIRA AQUヘ