Las Fallas, la fiesta del fuego

NOMADEA >VALENCIA > ...

Valencia en Fallas

Son muchos los viajeros que se escapan hasta Valencia para disfrutar de las Fallas, una de las fiestas más espectaculares del mundo. Por algo han sido declaradas por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Algo lógico, pues del 15 al 19 de marzo, las calles de la ciudad se inundan con cientos de figuras gigantes que acabarán devoradas por el fuego.

Las Fallas son una fiesta centenaria iniciada por el gremio de carpinteros que en la víspera de San José, su patrón, quemaban en una hoguera purificadora las virutas y trastos viejos sobrantes, haciendo limpieza de los talleres antes de entrar la primavera. Actualmente, ya no son trastos ni virutas lo que se quema en la noche de San José, sino millonarios monumentos en los que los artistas falleros, trabajan durante todo el año.

Si estás pensando en escaparte a Valencia durante la época de Fallas, te contamos qué ver y hacer para que disfrutes al máximo de esta fiesta.

LA CRIDA

Aunque las Fallas se hacen visibles hacia mitad de marzo, oficialmente comienzan el último domingo de febrero, día de La Crida (el pregón), el acto en el que la Fallera mayor de Valencia, reúne en llas Torres de Serrano (antiguas puertas de la ciudad) a todas las comisiones falleras y realiza una llamada, a la iniciación de los festejos, a todos los valencianos y a todos los visitantes. En este acto la alcaldesa de Valencia le entrega las llaves de la ciudad a la fallera mayor y dan por comenzadas las fallas.

LA MASCLETÀ

Desde el 1 al 19 de marzo, en la Plaza del Ayuntamiento se dispara una mascletà: un maremágnum de ruido y humo que no deja a nadie indiferente. No son fuegos artificiales sino explosiones aéreas con una cadencia propia que culminan en un clímax donde el olor a pólvora se funde con los aplausos. Si no vivimos de cerca una mascletà es como si no hubiéramos visitado Valencia en Fallas. Para los valencianos, este es uno de los momentos más emotivos de la fiesta.

LA PLANTÀ

Oficialmente los monumentos se colocan en las calles la noche del 15 de marzo. Este acto es conocido como la plantà. En la actualidad, debido a la envergadura y complejidad de muchos monumentos, es habitual verlos en las calles varios días antes, mientras los artistas falleros los rematan sobre el terreno.

CASTILLOS EN EL AIRE

Cada noche, en el Antiguo Cauce del río Turia, se puede disfrutar de un espectacular castillo de fuegos artificiales. Estamos en la tierra de la pólvora, cuna de maestros pirotécnicos que cada año tratan de sorprender al público con alguna innovación. Los valencianos y los turistas acuden en masa al cauce del río y a sus puentes para presenciar este espectáculo.

El más importante y espectacular castillo, el que no hay que perderse, es el de la Nit del Foc.

LA DESPERTÀ

Esta actividad cuenta con tantos defensores como detractores. Su nombre no engaña, porque se trata presiamente de eso: de despertar al vecindario. Muchos falleros, con la primera luz de la mañana, vuelven a casa para reponer fuerzas tras una noche de excesos. Y en ese momento, aprovechan para disparar los últimos petardos y tracas de la jornada. Y en ocasiones, se hacen acompañar de una banda de música. Así que no debemos extrañarnos si sobre las ocho de la mañana el mundo parece derrumbarse en la calle: es sólo ruido.

LA NIT DEL FOC

Mucha gente confunde la Nit del Foc con la noche en que se queman las fallas. Craso error. La Nit del Foc es la noche que va del 18 al 19 de marzo, justo la anterior a la cremà. Esta noche del fuego debe su nombre a la gran cantidad de petardos y fuegos artificiales que se queman en Valencia hasta el amanecer. Al quedar sólo un día para el fin de las fiestas, tradicionalmente se tira la casa por la ventana, acabando con todas las reservas de pólvora.

Por eso, durante esta noche se dispara el castillo más espectacular de todas las Fallas. De hecho, suelen ser dos castillos consecutivos que son presenciados por alrededor de un millón de personas.

CALLES ILUMINADAS

Uno de los grandes atractivos de los festejos falleros son sus calles iluminadas. Toda la ciudad en engalana y se viste de fiesta. Pero además de eso, la Junta Central Fallera organiza cada año el Concurso de Iluminación, que para algunas comisiones es casi más importante que el de los monumentos falleros. Sobre todo para la falla Sueca-Literato Azorín, en la zona de Ruzafa, que con sus millones de bombillas de colores ha conseguido ser una referencia a nivel mundial en cuanto a iluminación de calles.

LA OFRENDA

Durante dos días con sus respectivas noches, cientos de falleros de toda edad y condición van en perigranación hasta la Plaza de la Virgen, a entregarle un ramo de flores. Con esos miles de ramos, se forma un manto enorme de flores con el que se adorna la colosoal imagen de la Virgen de los Desamparados, patrona de la Comunidad Valenciana, conocida también como la geperudeta.

Al margen de nuestras creencias religiosas, es un auténtico espectáculo contemplar cómo se va elaborando el manto de la virgen mientras en el aire flota un intenso perfume floral. Además, se trata de una ocasión perfecta para contemplar a cientos de falleros ataviados con los distintos trajes de fiesta.

LA CREMÀ

Esta sí es la noche en que se queman las fallas. La Cremà se sitúa en la velada del 19 de marzo, día de San José, cuando todos los monumentos de la ciudad, sin excepción, son devorados por el fuego. A última hora de la tarde se suelen quemar las fallas infantiles, y en la medianoche, Valencia arde por completo con sus cientos de fallas convertidas en antorchas gigantes. Este espectáculo es digno de ser vivido al menos una vez en la vida.

Normalmente, la falla ganadora de cada año se quema un poco más tarde que las demás, siendo la falla oficial de la Plaza del Ayuntamiento, la última en caer, ante los ojos llenos de lágrimas de la Fallera Mayor, que prende la mecha desde el balcón del ayuntamiento.

GUÍA PRÁCTICA DE FALLAS

Si viajamos a Valencia durante las fiestas falleras, es indispensable disfrutar de alguna mascletà, de algún que otro castillo de fuegos artificiales, acercarnos hasta la Plaza de la Virgen para ver la ofrenda de flores, tirar cuantos petardos queramos y, sobre todo, visitar fallas y verlas arder la noche del 19 de marzo. Además, hay ciertos consejos que conviene tener en cuenta.

1. RUTA FALLERA / Ver fallas no nos será difícil, pues están repartidas por todas las calles de la ciudad. Pero si queremos contemplar las más espectaculares, deberemos visitar las de Sección Especial. Hay algunas comisiones legendarias en el mundo fallero: El Pilar, Na Jordana, Convento Jerusalén, que históricamente han acaparado la mayoría de los galardones. A estas, se han sumado en los últimos años comisiones como la de Nou Campanar, a las afueras de la ciudad, que ha batido todos los récords en cuanto a premios y presupuesto.

Recomendamos elaborar una ruta de las fallas que queramos ver y visitarlas a primera hora de la mañana, pues a lo largo del día estarán repletas de público. El número de personas que rodea una falla es directamente proporcional al premio que le haya otorgado la Junta Central Fallera.

2. ARQUITECTURA DE UNA FALLA / Las fallas están compuestas por decenas de ninots (monigotes) de cartón piedra y poliestireno, siendo los de mayor tamaño los que coronan el monumento. Por lo general cada falla está dedicada a una determinada temática, cada monumento cuenta una historia. Los viajeros se sorprenderán al leer algún que otro texto mordaz y descubrir caricaturas de personajes célebres: la crítica y la sátira son el espíritu de estas fiestas.

3. OLVÍDATE DEL COCHE / Si vamos a ir a Valencia durante las fallas, el coche no es una opción. Tren, barco, avión, autobús... lo que mejor nos venga, pero olvidemos el coche. Ni podremos circular por la ciudad ni podremos aparcar el vehículo. La práctica totalidad del centro de Valencia está cortado al tráfico durante las fiestas falleras. La mejor manera de movernos es a pie, disfrutando del ambiente. También podremos echar mano del transporte público si es necesario.

4. RESERVAR HOTEL / No hace falta decir que Valencia está colapsada durante las Fallas. Por lo que si tenemos previsto acudir a la ciudad del Turia durante estas fecha, conviene reservar con bastante antelación. La mayor parte del ambiente fallero se concentra en el centro de la ciudad, así que los que quieran disfrutarlo a tope, deberán reservar un hotel céntrico. Los que se conformen con vivir las fiestas de día y quieran descansar de noche, harán bien en alojarse en un hotel alejado del centro. La zona de la Ciudad de las Artes y las Ciencias puede ser una buena opción.

5. GASTRONOMÍA FALLERA / Hay varias cosas que no podemos dejar de hacer si estamos en Valencia en Fallas. Una de ellas, es disfrutar de unos buñuelos con chocolate. Se trata de unos pastelillos típicamente valencianos, de una masa similar a la de los churros. Podemos también probar la horchata, la famosa bebida valenciana. Para ello lo ideal es acercarnos a Horchatería Daniel, en Alboraya, cuna de la chufa.

Y, sobre todo, no podemos irnos de Valencia sin probar la famosa paella. Hay muchos sitios donde podremos probarla, pero te aconsejamos consultar nuestro artículo sobre dónde se come la mejor paella valenciana.

Si estás pensando en hacer una escapada a Valencia para disfrutar de las Fallas, échale un vistazo a nuestro decálogo fallero, una serie de consejos que te vendrán bien para planificar tu viaje.

¿BUSCAS HOTEL BARATO PARA FALLAS? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008