Triana, el barrio con más arte

NOMADEA >SEVILLA > ...

Triana

El río Guadalquivir separa (y también une) a Sevilla y Triana, histórico «arrabal», como lo denomina la antigua documentación, cuyo nombre resulta tal vez la evolución de Traiana, esto es, fundada por Trajano; para otros, proviene de las palabras romanas tri-anna (tres ríos), aunque los primeros datos concretos señalan su origen en una primitiva alquería árabe. Barrio de arte y de tradición marinera, de aquí era el famoso Rodrigo de Triana, que avistó América en el primer viaje de Colón.

Los oficios relacionados con la navegación y la alfarería han marcado la vida de este barrio sevillano, donde durante siglos se han cultivado las más castizas tradiciones —el flamenco, el toreo— y que los viajeros románticos elevaron a categoría de mito fascinados por su carácter popular y acogedor, por sus patios de vecinos, por tipismo…

El río ha alimentado la gloria y la riqueza de Triana, por el Betis han llegado nuevos pueblos, nuevas ideas, nuevas formas de vida. Pero el río ha sido también fuente de desgracia debido a sus crecidas. Gracias al río aquí, en la Calle Larga —ahora Pureza— se fundó la Universidad de Mareantes, donde se formaron muchos de los navegantes de la ruta de Indias.

En contraste con este perfil académico, Triana es esencialmente un barrio popular. Los corrales o patios de vecinos definen perfectamente este aspecto que si por una parte nos habla de las penurias de otros tiempos, también explica la creatividad de sus gentes, pues fueron verdaderas fábricas de artistas. Eran núcleos de viviendas dispuestas en torno a un patio central, en los que los servicios comunnes —como la limpieza o el encalado— correspondía por turno a los propios vecinos, generalmente inquilinos. Los patios de vecinos están protegidos como elementos fundamentales del patrimonio trianero.

Triana es cuna de cantaores y bailaores flamencos, desde Manuel Molina hasta Isabel Pantoja y Antonio Canales; de toreros, como Chicuelo, Gitanillo de Triana o Emilio Muñoz, y al barrio han estado muy unidos otros como Juan Belmonte, Antonio Ordóñez o Paquirri; de escritores, como Antonio Machado Álvarez «Demófilo» y Francisco de Ariño; de pintores, de historiadores… no cabe duda de que Triana tiene alma artística.

Triana es y no es Sevilla, son como dos piezas de un sencillo puzzle que encaja a través del río. Sin Sevilla, no se comprende Triana. Pero sin Triana, Sevilla no tendría la gracia y el encanto que la hacen famosa.

Cualquier escapada a Sevilla merece un paseo sosegado por Triana durante el que deberemos realizar varias paradas obligatorias para empaparnos del espíritu del barrio: la Iglesia de Santa Ana, la Capilla de los Marineros, la Plaza del Altozano y la calle Betis. Y cómo no, deberemos reponer fuerzas en cualquiera de sus centenarias tabernas, como Las Golondrinas, Casa Diego, Casa Ruperto... Aquí tienes una completa guía para saber dónde están las mejores tapas de Sevilla, con un apartado dedicado especialmente a Triana.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN SEVILLA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008