Los mejores pinchos de San Sebasti疣

Barra del Bar Ganbara
Barra del Ganbara

Te proponemos un paseo gastronmico por Donosti a trav駸 de los mejores bares de pintxos de la ciudad.

Hay viajeros que llegan a San Sebastián y no suben al Monte Igueldo. Otros pasan por la capital donostiarra sin pararse a admirar el Kursaal. Pero no hay ni un solo que se vaya de Donosti sin probar sus pinchos, esas pequeñas maravillas gastronómicas que forman parte del alma de la ciudad.

Los pinchos (pintxos, a partir de ahora, que es como se les conoce por aquellos lares) son creaciones culinarias en miniatura. En nuestro peregrinaje por las barras de los bares de San Sebastián, veremos pintxos de todo tipo, desde una humilde (y sabrosa) txistorra con pan, pasando por la clásica gilda (aceituna, anchoa y guindilla, ensartadas en un palillo), hasta bocados con nombres tan sugerentes como chipirón en equilibro de mar o chicharro marinado con queso de oveja y menta en crujiente de cerezas.

La costumbre en San Sebastián es ir de pintxos, o sea, tomar algo en un local y pasar al siguiente. Son muchos los bares especializados en un solo pintxo, así que la gente llega, se lo come y se va. Normalmente podremos servirnos nosotros mismos ya que los pintxos están sobre la barra. A la hora de pagar, simplemente hemos de decir qué hemos tomado. Los donostiarras acompañan los pintxos con txacolí, un extraordinario vino blanco de la tierra, con un zurito (el equivalente a una caña de cerveza), una sidra o con un cosechero (vino tinto del año).

Así que, entrados ya en materia, vamos a dar un paseo por los mejores bares de pintxos de la ciudad. Para ello, dividiremos San Sebastián en tres áreas: si bien la más conocida para ir de pinchos es la Parte Vieja, no podemos dejar de lado el barrio de Gros y el centro de la ciudad, dos zonas donde en los últimos años han aparecido locales que ya se han convertido en clásicos de la gastronomía donostiarra.

La Parte Vieja

Barra de A Fuego Negro
A Fuego Negro

La zona más típica para ir de pintxos por Donosti es, sin duda, la parte vieja (o lo viejo, como se dice por allí), donde hay varios locales que son de visita obligada. Como La Cuchara de San Telmo (31 de agosto, 28), un local moderno que pionero en instaurar el pintxo por comanda, pues los preparan al momento. Imprescindible probar su foie con compota de manzana y su risotto, ligado con queso Idiazábal.

En la misma calle se agolpan varios de los bares más populares de San Sebastián. Como el bar La Viña (31 de agosto, 3), especializado en patitas de cordero y cucurucho de queso, el Bar Martínez (31 de agosto, 9), con pintxos míticos como la anchoa rebozada con jamón de pato, pimiento del piquillo y mahonesa, o La Cepa (31 de agosto, 7), donde triunfa la gavilla, un rulo crujiente de jamón de jabugo, queso y jamón de york, envuelto en bechamel y rebozado con pan japonés. Y para finalizar, el local de moda Donosti: A Fuego Negro (31 de agosto, 31), donde podremos probar sus pintxos de última generación, como la mini-hamburguesa de Kobe con chips o el bacalao al carbón con pepitas de pimiento. Imprescindible.

Siguiendo nuestra ruta gastronómica por la parte vieja, debemos parar en el Txepetxa (Pescadería, 5), y probar sus pinchos de anchoa, su especialidad. Tampoco hemos de perdernos la espectacular brocheta de gambas del Goiz Argi (Fermín Calbetón, 4) ni los pintxos clásicos del Ganbara (San Jerónimo, 19), un clásico entre los clásicos, donde podremos disfrutar de su hojaldre de txistorra y de su espléndida barra, repleta de ingredientes de primera calidad. A tiro de piedra está Borda Berri (Fermín Calbetón, 12) donde, según sus propias palabras, hacen pinchos que son guisos. Imprescindible tomar su carrillera de ternera al vino tinto.

Y si lo que queremos es tomar el mejor pitxo de foie a la plancha, debemos dirigir nuestros pasos hacia el bar Sport (Fermín Calbetón, 11). Allí descubriremos que un generoso taco de foie sobre una rebanada de pan, salpimentado y pasado con mano experta por la plancha, puede ser el mayor de los manjares. Cerca de allí está la Cervecería Etxebarria (Iñigo, 8), que cuenta con una imponente oferta de cervezas. Su pintxo estrella es el mini-bocadillo de ventresca, anchoa y pimiento rojo asado. Muy buena relación calidad-precio.

¿Canguros en San Sebastián? Pues sí. El plato estrella del bar Txondorra (Fermín Calbetón, 7) es su brocheta de canguro. También la tienen de tiburón. Si no nos apetece aventurarnos con estos manjares exóticos, podemos probar su kataifi crujiente de puerro y queso: una bola de puerro con queso y salsa de higos envuelta en pasta kataifi.

Zeruko (Pescadería, 10) es una de las mejores opciones que hay en lo viejo para tomar pintxos creativos, como el bacalao al sarmiento de romero con ensalada efervesciente de caserío o el canelón de PX con paté de hongos sobre tosta de pipas de calabaza y crujiente de Idiazábal. Con estos nombres, no es de extrañar que estas pequeñas creaciones culinarias hayan obtenido numerosos premios.

Junto a la Plaza de la Constitución (que en su día hizo las veces de plaza de toros), está otro de los veteranos de la parte vieja: el Bar Tamboril (Pescadería, 9), con una barra clásica donde encontraremos especialidades como los pimientos rellenos de carne en gabardina o sus famosos txampis (champiñones), auténtica enseña de este local. Y si de clásicos hablamos, no podemos dejar de nombrar el Gandarias (31 de agosto, 25), donde deberemos pedir su ensaladilla rusa y pincho de solomillo, tan sencillo como sabroso.

En los límites de la parte vieja se encuentra el Haizea (Aldamar, 8), que ofrece pintxos de aire tradicional pero con un toque propio, entre los que destaca su langostino relleno. Y si lo que queremos es probar es el mejor pintxo de tortilla de patata, tenemos cita obligada en el Néstor (Pescadería, 11), una pequeña taberna donde sólo se prepara la tortilla dos veces al día: a la una del mediodía y a la ocho de la tarde. Dos tortillas al día que muchos juran y perjuran son de las mejores del país. Son tantos los adictos que revolotean por la barra minutos antes de que aparezca la tortilla, que deberemos apuntarnos en una lista si no queremos quedarnos sin probarla.

Zona Centro

Barra de Antonio Bar
Antonio Bar

Si bien la parte vieja es la zona para ir de pintxos por excelencia, en el centro de San Sebastián hay unos cuantos locales que son auténticos clásicos de la gastronomía donostiarra, como el Hika Mika (Etxaide, 4), un local de estética minimalista que ofrece raciones generosas y de calidad. Allí deberemos probar el bacalao encebollado y el hojaldre de txipirón.

Otro de los locales clásicos del centro de Donosti es La Espiga (San Marcial, 48), bar de tradición familiar que desde 1928 hace las delicias de los donostiarras. Si pasamos por allí, hemos de pedir su txorrera, un pintxo caliente de huevo, queso y jamón, a la gabardina. Pocos pintxos están tan vinculados a un local como éste.

Tampoco deberamos dejar de visitar el bar Ciaboga (Easo, 9), donde la reina es la patata. Este pequeño local es célebre por sus patatas al ajillo, una platillo de patatas aliñadas con aceite al ajillo, y pimentón a voluntad. Tan sencillo como delicioso.

No muy lejos está el Bar Antonio, o mejor dicho, el Antonio Bar (Bergara, 3), otro de los clásicos donostiarras donde se dan cita muchos de los que frecuentan la Avenida de la Libertad. El sello de la casa es la calidad. Es famoso su pintxo de anchoas marinadas, con pimiento verde y guindilla, sobre rebanada de pan y aceite de oliva. En el bar Antonio son especialidad los pintxos calientes, así que no debemos extrañarnos si vemos la barra medio vacía: los pintxos salen recién hechos de la cocina.

Casa Vallés (Reyes Católicos, 10) es un bar con el suelo tapizado de servilletas y serrín, como cualquier taberna que se precie. Cuentan que allí se inventó la gilda, el mítico pincho elaborado con guindilla en vinagre, aceituna y anchoa, todo ello ensartado en un palillo. Si vas por allí debes probarla sí o sí. Tienen fama también sus mejillones rebozados, las gambas y carrilleras en salsa de tomate.

A tiro de piedra nos encontramos con Iturrioz (San Martin Kalea, 30), frente a la iglesia Buen Pastor. No deberías irte de allí sin probar su pintxo de lasaña de anchoas.

Barrio de Gros

Barra del Bar Bergara
Barra del Bar Bergara

El Kursaal le ha dado vida al barrio de Gros, que en los últimos años había pasado (incomprensiblemente) inadvertido para muchos. Y es que este barrio pegado a la Playa de Zurriola es uno de los más encantadores de la ciudad, donde se mezclan los surferos con la gente bien.

Gros (que aún llora el cierre por jubilación del Aloña Berri, para muchos el mejor bar de pintxos que ha habido y habrá en Donosti), cuenta con alguno de los mejores bares de pintxos de la ciudad, como el Bergara (General Artetxe, 8), uno de los bares más galardonados de la ciudad, donde no es difícil compartir barra con el mismísimo Arzak. La variedad de pintxos del Bergara es infinita, pero podemos destacar su txalupa, un hojaldre con mezcla de hongos y langostinos, cebolleta, nata y queso rallado. Un clásico.

Otra de las visitas obligadas en Gros es el Ramuntxo Berri (Peña y Goñi, 10), heredero del antiguo Patio de Ramuntxo. Es una magnífica opción si estamos por la zona. Espectacular su foie con compota de manzana.

En el barrio de Gros todo tiene un aire más actual, y sus bares no iban ser menos. Un claro ejemplo es Garbola (Paseo de Colón, 11), uno de los máximos exponentes en cuanto a pintxos innovadores, en los que mezclan ingredientes exóticos con recetas clásicas. El pintxo estrella de la casa es el de tiburón (se los traen desde el puerto de Pasajes), a la pimienta verde y con cebolla. Alucinante. Además, son famosas sus maridajes de cócteles y pintxos. Tienen fama sus caipirinhas.

A tiro de piedra nos encontramos con Hidalgo 56 (Paseo de Colón, 15), una taberna moderna con una oferta de pintxos deslumbrante, entre los que destaca el clásico volcán de morcilla, con yema, pasas y manzana o la espiral de begi-haundi relleno de ratatouille con crema de cebolleta y tinta.

Si queremos probar las famosas gildas debemos encaminarnos hacia la Bodega Donostiarra (Peña y Goñi, 13), donde sirven la que pasa por ser la mejor de la ciudad: generosa en tamaño y reluciente de aceite, con un lomo de anchoa de primera y langostino de Ibarra, que es como se conoce a las guindillas de esta zona de Guipúzcoa. Y ya que estamos, podemos meternos entre pecho y espalda su bocadillito de taco de bonito con anchoas.

En la calle Zabaleta, en pleno corazón de Gros y muy cerca de la playa de la Zurriola, los amantes del vino tienen dos paradas obligada. La primera es el Mil Catas (Zabaleta, 55), cuyo nombre ya anticipa su filosofía: bar-bodega con una excelente carta de vinos y pintxos a medio camino entre lo innovador y lo clásico. ¿Ejemplos? Su canutillo de arroz cremoso con setas y foie o el langostino crujiente sobre pasta marinera. Justo al lado (literalmente) está El Lagar (Zabaleta, 55), pionero en servir vino por copas, cuya oferta cambia cada 23 días. Y como no es cuestión de sólo beber vino, deberemos pedir alguno de sus pintxos, como los huevos estrellados con patatas y hongos o el kubo de morcilla con berza y piparra, creado para rendir homenaje al vecino Kursaal.

Justo enfrente está Andra Mari (Zabaleta, 42), que junto a Mil Catas y El Lagar forma el triángulo gastronómico de la calle Zabaleta. Este local pasa por ser uno de los precursores del pintxo gourmet. Allí encontraremos ingredientes de primera, con platos tan sugerentes como el lomo de ciervo al oporto, el foie a las uvas o el taco de bacalao en piperrada. No debemos perdernos bajo ningún concepto los espárragos en tempura con salsa romesco, su singular interpretación de las patatas bravas y el pastel de foie con verduras a la brasa.

San Sebasti疣, gua de fin de semana

Para muchos San Sebasti疣 es la mejor ciudad de Espaa, la m疽 elegante, la m疽 coqueta, cuna mundial del jazz y del cine, paraso de surferos y gourmets. Por tanto es el destino perfecto para una escapada de fin de semana. Si est疽 pensando en viajar a Donosti, te contamos qu ver, qu hacer y dnde comer.

Comer en San Sebasti疣

San Sebasti疣 es el paraso para cualquier amante de la buena mesa. Bares de pinchos, asadores, sidreras y restaurantes que cuentan las estrellas Micheln de tres en tres.

ソBuscas hotel barato en San Sebasti疣? MIRA AQUヘ