Salamanca, el saber más antiguo

NOMADEA > SALAMANCA

Escapada a Salamanca

SALAMANCA EN UN DÍA | SALAMANCA EN DOS DÍAS | COMER EN SALAMANCA

No hay nada mejor que ser estudiante en Salamanca. O por lo menos, es lo que se ha venido diciendo desde hace siglos. Y es que esta bellísima ciudad castellana, que tiene el privilegio de ser Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es probablemente uno de los mejores lugares para estudiar y divertirse. Y por qué no, para ver deslizarse la vida relajadamente por las piedras doradas de sus edificios y las tranquilas aguas del río Tormes. La que tiene a gala ser la ciudad con la universidad más antigua de España y una de las de mayor solera de Europa (desde que Alfonso XI fundara la Universidad, allá por el año 1218), es también una de las urbes más hermosas, atractivas e históricas que podamos encontrar en nuestro país.

Salamanca tiene, además, el encanto de las ciudades pequeñas que cuentan un gran casco histórico peatonal. Caminar por sus callejuelas medievales sin levantar la vista constantemente, para admirar mil y un detalles reflejados en piedras centenarias, es prácticamente imposible. En Salamanca podemos entretenernos en buscar astronautas que flotan en medio de venerables santos medievales, o ranas colocadas encima de calaveras que nos hablan del pecado y de la muerte. Y sin embargo, nada más lejos que el tenebrismo o la tristeza que el ambiente que se respira por sus calles, de día o de noche. Los viajeros con ganas de animación están de suerte: el hecho de ser ciudad universitaria hace que el ambiente de Salamanca sea juvenil, abierto y cosmopolita por los cuatro costados.

Pero no sólo de historia o de diversión se componen los viajes: en Salamanca podemos encontrar ambas cosas y muchas más. Desde la presencia de un prestigioso centro de arte contemporáneo ubicado en la antigua cárcel, y que programa constantemente exposiciones vanguardistas de calidad internacional, hasta una gastronomía de quitarse el sombrero, en Salamanca no hay tiempo para el aburrimiento o la desgana.

Es, además, ciudad de leyendas, que es posible escuchar con cuidado en su cueva, junto con el soplo de los mitos antiguos que surgen de sus profundidades. Una ciudad que tiene de todos, y para todos; una ciudad perfecta para una escapada de dos días, que pueden convertirse en muchos más si repetimos más adelante nuestra visita. Y es que Salamanca enamora y engancha, y cumple todo lo que promete.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN SALAMANCA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008