El reloj astronómico de Praga

NOMADEA > PRAGA > ..

El Reloj Astronómico de Praga pasa por ser uno de los iconos más famosos de la ciudad checa, siendo sin duda el reloj medieval más popular del mundo. Fue construido en 1490 por el maestro relojero Hanuš y perfeccionado por Jan Táborský en el siglo XVI. Cuenta la leyenda, que el mecanismo del reloj era tan complejo, que los ediles de la ciudad dejaron ciego al relojero para que no pudiera construir otro.

El reloj encuentra en la Torre del Ayuntamiento y data de finales del siglo XV. Tiene dos esferas principales: la superior, el Cuadrante Astronómico, representa los símbolos del zodiaco y las horas del día, pero de tres maneras diferentes: los números arábigos representan la antigua forma de representar las horas del día en el antiguo calendario bohemio, que dependía de las horas del luz del sol; los números romanos indican la hora como actualmente la conocemos y la parte azul representa el aspecto que tiene el cielo en cada momento del día dividido en también en doce partes.

Asimismo, también indica, junto con los signos del zodiaco antes descritos, el movimiento del sol y de la luna.

La esfera inferior es el Calendario de Josef Mánes, añadido al reloj en 1870, que representa los meses del año con diferentes imágenes. Tiene en su centro el escudo de la ciudad, custodiado por cuatro figuras: un filósofo, un ángel, un astrónomo y un cronista. Su mecanismo es tan complejo que en la actualidad aún no se ha podido reproducir averiguar completamente cómo funciona.

Pero lo más interesante de este reloj ocurre cuando suena la hora en punto: mientras suenan las campanadas, las figuras de once apóstoles y San Pedro desfilan por un pequeño ventanuco que se encuentra sobre el reloj astronómico, precedidos por la figura de la muerte, cuyo reloj de arena se da la vuelta indicando que la vida de los hombres tiene siempre una fecha de caducidad.

Quizás hasta este momento no haymos reparado en las cuatro figuras que flanquean el reloj. Cuatro alegorías que representan la Vanidad (un hombre que sostiene un espejo), la Avaricia (un comerciante judío con su bolsa), la Muerte (un esqueleto sosteniendo un reloj de arena) y la Lujuria (un príncipe turco con su mandolina).

Contemplar este espectáculo es una de las cosas que no debemos perdernos en nuestra visita a Praga.

Sin embargo hay que tener en cuenta que el mecanismo sólo se pone en marcha de nueve de a mañana a nueve de la noche, por lo que si queremos verlo en acción habrá que hacerlo en ese lapso de tiempo. Es un detalle poco conocido y se puede observar a muchos turistas en las horas en punto posteriores a las nueve esperando delante del reloj la puesta en marcha del mecanismo, que no se producirá.

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN PRAGA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008