Istria, la Toscana croata

NOMADEA > PLAYAS Y COSTAS > ...

Istria

Istria, la península más grande del Adriático, pertenece políticamente a Croacia pero conserva la esencia y el sabor de los años de dominio italiano. La prueba es que gran parte de la población se expresa en este idioma y la bandera italiana ondea junto a la croata en multitud de pueblos. De ahí que esta zona sea conocida como la Toscana croata.

Istria es la escapada perfecta para el viajero tranquilo, que guste de perderse por carreteras solitarias descubriendo pueblos de adoquines y piedra, tiendas artesanas, resaurantes con encanto, playas solitarias… no es de extrañar, por tanto, que personajes de la talla de James Joyce o Julio Verne sucumbieran al encanto de esta península.

El plan perfecto en Istria es alquilar un coche y tirar millas a lo largo de la costa, disfrutando de las vistas y descubriendo pueblos encantadores. Pero si queremos ir a tiro fijo hay una visita obligada: Rovinj, uno de los pueblos más hermosos de la zona.

Rovinj (Rovigno en italiano) es una pequeña localidad que presume de ser uno de los últimos puertos pesqueros del Mediterráneo. Allí la vida gira en torno al mar y a la Catedral de Santa Eufemia, que domina en lo alto. Desde su altísimo campanario (inspirado en el de San Marcos de Venecia) se ve siempre el impecable Mediterráneo. A sus pies serpentean callejuelas empinadas donde el intenso olor a salitre convive con preciosas tiendas, restaurantes de una sencillez encantadora, hoteles con terrazas asomadas al Adriático y que no tienen nada que envidiar a la cercana Venecia. Si queremos relajarnos y disfrutar de unas vistas preciosas, podemos acudir a Punta Corrente, una cala situada dentro de un parque forestal, con unas aguas tranquilas ideales para refrescarnos.

Para disfrutar de las mejores vistas de Rovinj debemos acercarnos hasta el Blu (Val del Lesso, 9,), un maravilloso restaurante situado justo a la orilla del mar. Allí disfrutaremos del mar azul zafiro. Y lo mejor de todo es que el Blu no es un establecimiento carísimo y exclusivo, sino un lugar coqueto y sencillo, con una gama de blancos que combinan perfectamente con el azul del mar. Y su cocina es excelente. No podemos dejar de probar las ostras templadas y la pasta con espárragos de Istria.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN ISTRIA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008