¿Dónde comer en París?

NOMADEA > PARÍS

Escapada a París

PARÍS EN UN DÍA | PARÍS EN DOS DÍAS | PARÍS EXPRESS

1. LUJO Y REFINAMIENTO PARISINO

La Guía Michelín ha dado más estrellas en París que en ningún otro sitio del mundo. Y eso salta a la vista en sus calles. Por las vistas, nos quedamos con el Jules Verne situado en el segundo piso de la Torre Eiffel (el cubierto ronda los 200 euros) o el Georges, el restaurante de estética futurista de la terraza del Centro Pompidou en Les Halles-Beaubourg. O el Kong (Rue du Pont Neuf, 1), con vistas espectaculares al Pont Neuf en el último piso del edificio Kenzo, diseñado por Phillippe Starck. También en la zona, L'Orangerie (Rue Saint Louis-en-I'lle, 28), caro pero ideal para una cena romántica. Porque un día es un día.

2. EN LA CALLE

París se presta a comer por sus calles desde una baguette con mostaza Maille (la clásica francesa con fama mundial), a un kebab de cordero en uno de los miles de los locales turcos o pakistaníes. Si es martes, recomendamos comer algo del mercado de la Rue Mouffetard.

3. COMER PASTELES O CRÊPES

En Ladureé, por ejemplo. Fundado en 1862, es de los salones de té que se han convertido en un referente chic los últimos años por la serie de televisión Sex and the city o la película María Antonieta de Sofia Coppola. Destaca por sus macarons (pastas redondas pequeñas rellenas de crema) de alegres y variados colores. Han abierto locales en Tokio, Dublín o Londres, entre otras ciudades. Podemos encontrar uno de sus locales en plenos Campos Elíseos, número 75.

Otro de los reputados es el Angelina's (Rue Rívoli, 226), cuyas tazas de chocolate enamoraron a Coco Chanel o a Marcel Proust. Y para original, Sadaharu Aoki en la Rue Vaugirard, 35: una pastelería japonesa en la que destacamos los pasteles de té verde con bambú y chocolate. También podemos acercarnos a la anteriormente mencionada Rue Mouffetard, calle peatonal que se ha convertido en lugar de encuentro de los parisinos (y los turistas iniciados) para degustar crepes de variopintas combinaciones: dulce de chocolate, miel, plátano y frutos secos; o salados, de jamón, champiñones y queso francés. Todo ello a precios moderados, teniendo en cuenta que estamos en París.

4. CENA EN EL BARRIO LATINO

Cocinas de todo el mundo se dan cita en el Quartier Latin a la hora de cenar, para todo tipo de presupuestos y gustos. Desde los garitos para estudiantes hasta los que ofrecen comida georgiana o tunecina. Musaka griega, maki sushi o bocados franceses con clase. La oferta es tan amplia que la recomendación es callejear entre sus rues Xavier Privas, Huchette y Saint-Séverin y elegir según bolsillo y ganas.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN PARÍS? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008