High Line, un parque por todo lo alto

NOMADEA > NUEVA YORK

High Line Park

El corazón verde del nuevo Nueva York es de hierro y serpentea a lo largo de veinte manzanas en el barrio de Chelsea. High Line, una antigua vía elevada del tren de mercancías del Meatpaking District, es ahora el parque de moda en la Gran Manzana, una especie de jardín colgante que conserva la vegetación salvaje que cubría originalmente la isla de Manhattan.

Abandonada desde los grises años 80, esta mastodóntica estructura de hierro estuvo a punto de ser pasto de las grúas de no haber sido por el empeño de los vecinos de la zona que, organizados bajo el nombre Friends of the High Line, se unieron para evitar que esas raídas vías de tren se destruyeran. Así que decidieron darle una segunda oportunidad, una nueva vida. Quisieron que fuera un espacio verde y sostenible, y con voluntad, tozudez y pasión lograron que la ciudad, al fin, les hiciera caso.

El resultado fue High Line Park, un proyecto a medio camino entre la agricultura y la arquitectura cuyas normas son toda una declaración de intenciones: Keep it simple, keep it wild, keep it quiet, keep it slow, que resumiendo sería algo como: mantén High Line tranquila, silenciosa, salvaje.

Hoy en día este parque es uno de los lugares con más encanto en una ciudad repleta de ellos. Es un jardín, un paseo, una calle y todo eso a la vez. High Line se ha convertido en el sitio al que todos van, el lugar perfecto para ver y dejarse ver. De hecho, el New York Times ha dicho que para muchos neoyorquinos esta antigua vía de ferrocarril es como una pasarela de moda.

COMER EN HIGH LINE

Si a la hora de comer estamos de paseo por High Line, no hay de qué preocuparse. Son muchos los food trucks, una reinvención de los clásicos puestos de comida callejera, que se acercan por la zona.

Estos camiones gastronómicos, toda una sensación en Nueva York, anuncian en su Twitter dónde y a qué hora estarán. Así que con un poco de suerte podremos probar la barbacoa coreana de Korilla BBQ, las langostas de Red Hook Lobster Pound, los tacos de Mexicue o los dumplings de Rickshaw's Dumplings. Hamburguesas, hot dogs, pizzas... la oferta es infinita.

Muchos de estos food trucks son simplemente la versión móvil de restaurantes tradicionales que no dan abasto en su local.

DORMIR EN HIGH LINE

Quizás no podamos dormir en el parque pero sí encima de él. Sobre High Line se eleva el hotel The Standard, uno de los más chic y codiciados de la ciudad por sus ventanales diáfanos, desde los que se puede disfrutar del mejor atardecer sobre el río Hudson.

Aunque lo cierto es que la ausencia de cortinas puede jugarte una mala pasada: The Standard se ha hecho famoso por su transparencia, ya que desde fuera se ve todo lo que hacen los clientes del hotel. Y cuando decimos todo, es todo. No obstante el bar que el hotel tiene en el piso 18 compensa cualquier inconveniente.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN NUEVA YORK? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008