El tranvía 28 de Lisboa

NOMADEA > PORTUGAL > LISBOA > ...

Tranvía 28 de Lisboa

Si sólo pudiéramos hacer una cosa en nuestra visita a Lisboa, sin duda la mejor elección sería subirnos al tranvía 28. Bueno, para ser exactos nos referimos al 28E, no sea que haya confusiones.

Este tranvía amarillo es probablemente el más famoso del mundo por ser el que recorre desde hace décadas los barrios más típicos de la capital portuguesa: Estrela, Bairro Alto, Chiado, la Baixa, Alfama y Graça.

Su interior es de madera, como siempre fue, y su traqueteo por las imposibles cuestas lisboetas es lo que lo hace realmente especial. Junto al gallo de Barcelos, la imagen del tranvía es la más conocida de la ciudad.

La duración aproximada de un trayecto en el 28 es de unos 40 minutos.

Para tomar el tranvía 28 al inicio de su recorrido, deberemos acercarnos hasta la Plaza Martim Moniz, a dos minutos de la celebérrima Plaza Rossio (cuyo nombre oficial es Dom Pedro IV). Desde allí, subiremos hasta la cima del barrio de Alfama, obteniendo una vista impresionante del Tajo, bajaremos hasta la Baixa (valga la redundancia), nos adentraremos en el bohemio barrio de Chiado y pasaremos frente a la Basílica de Estrela, que es casi el final de trayecto. Una vez lleguemos a la última parada (Campo Ourique), el conductor nos invitará amablemente a que nos bajemos. Sin problemas. Dos minutos más tarde podemos volver a subir al tranvía y hacer el recorrido en sentido inverso, por si se nos ha escapado algo.

Un consejo importante: mucho cuidado con los carteristas. En el tranvía 28 hay muchos turistas que imbuidos por la belleza del trayecto descuidan sus bolsos y mochilas. En todas las guías y oficinas de turismo advierten de ello, incluso el propio tranvía cuenta con carteles rogando precaución. Pero que no cunda el pánico, simplemente debemos controlar nuestras pertenencias.

Por cierto, en Portugal a los tranvías se los conoce como eléctricos, y en este caso estaríamos hablando del Eléctrico 28. Por si nos aventuramos a entablar conversación en la lengua de Pessoa.

La opción más económica para movernos en tranvía o metro por Lisboa es adquiriendo la tarjeta 7 colinas. Podemos obtenerla en las máquinas de las paradas de metro o en los quioscos amarillos de Carris (los transportes portugueses). La tarjeta cuesta 0,50 euros (es reutilizable) y después debemos cargarla con los viajes que deseemos. Lo ideal es comprar un billete para 24 horas, pudiendo viajar sin límite en los tranvías, metros y elevadores (incluído el de Santa Justa). Con que hagamos más de tres trayectos, compensa este billete de 24 horas que viene a costar unos 4 euros. Esta tarjeta 7 Colinas podemos seguir recargándola en días posteriores sin necesidad ya de pagar los 0,50 euros de expedición de la misma.

Muy importante: deberemos comprar los billetes siempre en los quioscos electrónicos, ya que aunque sea posible adquirir los títulos a bordo del medio de transporte, nos resultará bastante más caro.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN LISBOA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008