Estrómboli, bajo el volcán

NOMADEA > ITALIA > ISLAS > ...

Stromboli

A cualquiera que no esté acostumbrado a vivir bajo un volcán en activo, y mucho menos en mitad del mar, hacer noche en Estrómboli (Stromboli en italiano) puede que le cause cierto nerviosismo. Primero, porque contemplar un cono perfecto rodeado de fuego que escupe agua no es algo que se vea todos los días. Y segundo, porque esta bellísima isla de las Eolias, al norte de de Sicilia, es sinónimo de tensión y suspense.

Cada cierto tiempo el volcán se enfada más de la cuenta y da algún susto a sus pocos habitantes. Un pequeño tsunami en 2002, una lluvia de rocas en 2003, dos nuevos cráteres en 2007... Pese a todo es posible subir a la cima, siempre con guía y previa firma de de un papelito que le exhima de culpa en caso de accidente.

No hace falta ser un experimentado montañero, pero sí estar bastante en forma y llevar el equipo necesario. Varias empresas de trekking parten todos los días de la Piazza San Vincenzo a media tarde para alcanzar el cráter al anochecer. Allí arriba, el suelo tiembla, la tierra ruge y el cielo negro se ilumina con estruendosos fogonazos qye huelen a azufre. Impresiona. Los que prefieran no acercarse tanto pueden alquilar una barca y contemplar el espectáculo nocturno desde el mar, toda una experiencia. Estrómboli, a pesar de su volcán, es un lugar perfecto para perderse y desconectarEl resto del tiempo, basta con dedicarse a disfrutar de la magia de una isla en la que no hay coches, ni carreteras, ni siquiera una que conecte los pueblos de ambos lados del volcán. De hecho alguno es sólo accesible mediante barco.

Los pueblecitos de Estrómboli son lugares perfectos para descansar y aislarse del mundo, siempre que el volcán no haga de las suyas. Al estar tan aislada, resulta una isla encantadora pero cara. El agua potable se trae desde tierra firme, por lo que las botellas no son baratas. Y como la electricidad procede de generadores, tampoco hay farolas. Un último consejo antes de hacer la maleta: lleva linterna.

LA ISLA DE INGRID. Roberto Rossellini no pudo resistirse a la carta que le escribió Ingrid Bergman ofreciéndose a trabajar con él. Al poco tiempo ambos estaban rodando Stromboli (1949), su primera película juntos. En la ficción ella era una extranjera que terminaba viviendo en la isla tras casarse con un italiano pero no lograba adaptarse y era rechazada por la comunidad cerrada y tradicional. Casa de Ingrid Bergman en EstrómboliEn la realidad, el rodaje de Stromboli le trajo a Bergman consecuencias parecidas. Cuando se quedó embarazada de Rossellini estando casada con otro, Hollywood le dio la espalday Estados Unidos la declaró persona non grata.

Hoy la casa roja y rosa en la que se alojó esta pareja está señalizada con una placa y la pizzería Ritrovo Ingred les rinde homenaje. Pero no han sido los únicos residentes ilustres de Estrómboli. Dolce & Gabanna tienen allí una casa y Kate Moss intentó convencer a un pescador para que le vendiera la suya.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN ESTRÓMBOLI? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008