Los mejores bares de tapas en Granada

NOMADEA >GRANADA > COMER EN GRANADA

Bar Los Diamantes, en Granada
ACTUALIZADO 4/2/2014

Ya puedes dejar de buscar: si estás pensando en hacer una escapada a Granada y estabas investigando cuáles son los mejores bares de tapas de Granada, has llegado al sitio adecuado.

En nuestra siguiente ruta por Granada la única Alhambra que vas a ver es una cerveza casi tan mítica como el monumento del que toma su nombre.

Antes de nada hay que decir que el tapeo en Granada es una costumbre sagrada. Si pides una bebida, te ponen una tapa. Sin más preguntas. Lo que debemos conocer en nuestro viaje a esta localidad es dónde están los mejores bares de tapas de la ciudad. Si quieres un atajo puedes consultar cuáles son los 10 bares de Granada que no deberías perderte.

Hay varias zonas típicas de tapeo: Campo del Príncipe (en el barrio del Realejo), la zona de la Catedral (calle Elvira, Plaza Nueva, calle Navas, plaza de la Pescadería), el Albaicín, los alrededores de la plaza de toros, el barrio de la Chana (zona universitaria)... pero lo realmente importante es saber qué locales debemos visitar. Allá vamos.

CENTRO / AYUNTAMIENTO / CATEDRAL

Si hay un bar típico en Granada por la calidad de sus tapas ése es el Bar Diamantes (Calle Navas, 28), en el centro de la ciudad, donde con cada cerveza nos pondrán una tapa de pescado que quita el sentido. Gambas fritas, puntilla, calamar, coquinas... Bar Diamantestodo fresco y del día. Por eso, cuando en el Bar Diamantes se les acaba el pescado, cierran. Pero no sólo de pescado vive el hombre, y de vez en cuando nos sorprenden con alguna tapita de albóndigas, mollejas, champiñones...

Un consejo: no te dejes influir aspecto exterior. Por fuera El Diamantes es cutre como pocos, lo que viene a cumplir con la máxima de que cuanto peor pinta tiene un sitio mejor se come en él. Una visita obligada. Ah, y si por casualidad estuviera cerrado, puedes dirigirte hacia el final de la calle, cuando la de Navas cambia su nombre por Rosario. Allí está el Diamantes II, que ofrece prácticamente la misma carta que el local original.

Por la zona de la Plaza Nueva también destacan la Antigua Bodega Castañeda (Elvira, 5), ubicada en un local precioso del siglo XIX y decorado con botellas antiguas, La Gran Taberna (Cuesta de Gomérez 2) lugar donde el hambriento peregrina en busca de sus deliciosos montaítos o La Antigualla (Elvira, 1), un pequeño local cuyas dimensiones son inversamente proporcionales a las de sus tapas: son brutales. Cuentan de gente que ha llegado a la quinta tapa, aunque quizás sea sólo una leyenda urbana.

Mención aparte merece el Riviera (Cetti Meriem, 7), una bocacalle de la calle Elvira, pues para muchos se trata de unos de los mejores bares de la ciudad: las tapas se pueden elegir con cada consumición y son de las que no dejan indiferente. Contundentes y sabrosas.

Muchos de los bares de tapas más famosos de Granada se concentran en la zona centroSeguimos. Otro de los sitios que no pueden faltar en nuestra ruta de tapas es Casa Julio (Calle Hermosa, 5), en el centro, también conocido como Ca Julio, a dos pasos de los Baños Árabes. Este es uno de los locales que tiene fans en Granada, por lo que es conveniente armarse de paciencia a la hora de coger sitio. Sus tapas suelen ser de berenjena, de cazón en adobo, de pescaíto frito... cuando llega el buen tiempo ponen una terracita afuera. Un secreto: se puede pedir gazpacho para beber, y te siguen poniendo una tapa.

En la zona del Mercado de San Agustín (cerca de la Catedral) hay dos lugares míticos en el tapeo granadino. Uno de ellos es el Bar Restaurante Oliver (Plaza Pescadería, 12). ¿Sus tapas? Croquetas, ensaladilla, puntilla, boquerones, rape, presa ibérica, migas, champiñones... una variedad de platos apabullante y a cada cual mejor. Por allí cerca también anda el Cunini ( Plaza Pescadería, 14), famoso por sus frituras y quisquillas de Motril. Su barra es conocida como 'el tranvía' por la cantidad de gente que se agolpa a su alrededor. Además, tienen uno de los mejores mariscos de la ciudad. Eso sí, hay que pedirlo aparte, no lo ponen con la cerveza.

Cerca del centro está el Bar Ávila (Calle de Verónica de la Virgen, 16), cuya tapa estrella es el jamón asado (exquisito). También puede que nos ofrezcan migas, callos, chipirones... todo ello elaborado de forma casera, algunos de los platos con un pelín de picante. El ambiente del local es familar y el trato amabilísimo.

Más. El Bar Soria (Plaza de la Trinidad, 4), en la zona de la catedral, es frecuentado por un público de lo más cool, en contraste con el local que parece anclado en los años 50. Allí puedes encontrarte a Jota, de Los Planetas, tomándose una cervecita. Las tapas del Soria son a base de queso (pero qué queso), fiambre, jamón, solomillo... Ojo: si le das conversación al camarero no sales de allí en toda la noche, es un tío de lo más simpático.

ALBAICÍN

En este repaso por la gastronomía de Granada no podía pasar un paseo por el Albaycín, donde deberemos dirigirnos al Restaurante Casa Torcuato (Calle Pagés, 31), donde igual nos ponen una tapa de paella que de carne o pescado. Abundantes y bien elaboradas.

Casa JuanilloY si hablamos del Albaicín, no podemos dejar de lado el Sacromonte: allí está Casa Juanillo (Camino del Monte, 83), con una vista preciosa y donde también se puede comer a base de tapas y raciones (solo abre para cenar). Modesto y económico, es frecuentado sobre todo por granadinos; aquí se pueden disfrutar de platos caseros como la tortilla del Sacromonte, la de gambas, chuletillas de cordero o las papas a lo pobre.

Por Casa Juanillo han pasado personajes tan ilustres como Camarón de la Isla o Paco de Lucía. Si el cliente tiene suerte podrá disfrutar de un espectáculo flamenco, pero sólo si tiene suerte, ya que es algo que se improvisa sobre la marcha, aquello no es un tablao.

LA CHANA

Si no nos importa alejarnos del centro, podemos ir hasta el barrio popular de La Chana, zona universitaria y plagada de bares de tapas famosos por el tamaño de sus raciones. Probablemente el más famoso es El Arenal (Virgen del Monte, s/n), uno de los bares favoritos de los granadinos, donde podremos disfrutar de sus abundantes tapas de calamares con patatas y sus generosos montaditos y hamburguesas.

Cerca de allí se encuentra Metrópolis (Gonzalo Gallas, 9), otro de los sitios donde por pocos euros se sale rodando. Y el bar Teruel (Salmón, 2), donde podremos probar sus tapas de lomos a la plancha, calamares y alas de pollo...

A tiro de piedra está K-Ito (Goya, 5), un bar minúsculo que muchos estudiantes consideran su segunda casa. Sus tapas son legendarias en el ambiente estudiantil granadino: pinchos morunos, brochetas de pescado, carne en salsa... todo acompañado de sus míticas patatas alioli y col aliñada. Imprescindible.

Otro bar mítico en la zona es el Marrakesch (Raya, 3) (no confundir con el Marrakech de la calle Elvira), famoso por su tapa de carne picante en salsa. Aunque el picadillo de chorizo no le va a la zaga.

En Los Pipos (Santa Clotilde, 9) están especializados en fritura: pescaíto frito, berenjenas, chopitos... Se trata de uno de esos sitios para granaínos, donde no te encuentras un guiri ni por casualidad. Está siempre lleno, así que paciencia.

Recomendamos esta zona para aquellos que prefieran cantidad a calidad. En los bares de esta zona se puede comer pidiendo un par de cervezas.

PLAZA DE TOROS

La plaza de toros de Granada es uno de los lugares clásicos para el tapeo. Por allí tenemos algunos de los bares de tapas míticos de la ciudad. Una buena idea es acudir a la calle Doctor Pareja Yébenes, donde hay tres locales a pocos metros de distancia: Los Pescadores, Ca Miguel y El Nido del Búho.

En Los Pescadores podremos probar, como su propio nombre indica, tapitas venidas del mar. Y además, tienen bombas rellenas, lomo, patatas con alioli... Ca Miguel es uno de esos sitios donde con una cerveza casi habremos comido, porque es muy probable que la acompañen con una hamburguesa completa. Tal cual. En El Nido del Búho, sitio mítico del tapeo granadino, tienen una carta muy extensa de tapas, que son tan buenas como grandes. Recomendado.

Cerca de allí está La Ballena Alegre (Doctor Marañón, 4), un bar perfecto para tomar una tapita de michirones o de carne en salsa.

Bar Borsalino Y hemos dejado lo mejor para el final: Borsalino (Curro Cuchares, 3), en el corazón del llamado barrio de los toreros, a unos diez minutos a pie de la plaza de toros, en dirección al centro comercial Alcampo. Sin duda, Borsalino es uno de los mejores bares de tapas de la ciudad. La principal peculiaridad de este bar es que no ponen tapa con la consumición, sino que a medida que las tapas van saliendo de la cocina, el dueño va pasando por las mesas con una bandeja para que los clientes se sirvan. Así que cuanto más tiempo pasemos en el bar, más tapas podremos tomar. Imprescindible.

PLAZA DEL GRAN CAPITÁN

En esta plaza y sus alrededores encontraremos bares históricos del tapeo granadino como El Establo (Almona Vieja), un local muy pequeño donde es obligatorio pedir su famoso triquini (¿o se escribe trikini?), un sándwich de tres pisos. Muy buenos también sus bocadillos de carne en salsa.

Muy cerca de allí se encuentra El Labrador (Rector García Duarte, 6) famoso por servir tapas grandes y por tener una carta extensa, que va desde la típica hamburguesa hasta las croquetas. Pero si hay algo que distingue a este local es su Vino Labrador, una mezcla de vino tinto, blanco, y brandy. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, porque lo cierto es que todo el mundo tiene un vaso de vino labrador sobre la mesa.

Otra magnífica opción si estamos por la zona es Al pan pan y al vino vino (Horno de Haza, s/n), frecuentado sobre todo por estudiantes. Son famosas sus hamburguesas, su pan pizza y sus tostas de bacon con huevo de codorniz.

Algunos de los bares de esta zona ofrecen las raciones más generosas de la ciudadEn la misma calle se encuentra el Bar Páramos (Horno De Haza, 25), otro de esos locales a los que hay que acudir pronto si queremos sentarnos. Bar histórico del tapeo estudiantil, el Páramos es famoso por la abundancia de sus tapas: rabas de calamar, hamburguesas, patatas asadas...

Pero sin duda, el bar estrella de la zona es El Reventaero (Camino de Ronda, 101). Es uno de esos sitios cuyo nombre los define perfectamente: allí las tapas son brutales, y la segunda o tercera tapa ya te la dan junto a un flan, para que te lo tomes de postre. Pescaíto frito, caracoles, carne en salsa, lomo... nada demasiado original. Es uno de los locales más famosos de la ciudad precisamente por eso, por la cantidad de comida que acompaña a cada consumición, así que es mejor que nos acerquemos entre semana, ya que de viernes a domingo no se puede entrar ni empujando. En varias encuestas populares ha sido elegido como el bar de tapas favorito de los granadinos.

BARRIO DEL ZAIDÍN

Este barrio al sur de la ciudad pasa desapercibido para muchos turistas y apenas sale en las guías, por suerte para sus habitantes, que pueden disfrutar de locales como el Bar Ecu (Paseo Emperador Carlos V, s/n), junto al Palacio de Deportes. Tapas grandes y local pequeño, lo que es una combinación perfecta para que cueste encontrar sitio. En ocasiones, en lugar de tapa, sacan directamente un bocadillo. Alucinante.

Sería un pecado ir al Zaidín y no pasarnos por el Mesón Casa Eloy (Avenida de América, 46), conocido popularmente como El Eloy, uno de los locales más populares de la zona.

TAPAS DIFERENTES

También hay lugar en Granada para las tapas originales, más cercanas al pincho donostiarra que al montadito. En este grupo de bares podemos reseñar La Bella Kurva (San Jerónimo, 25), entre la catedral y la antigua facultad de Derecho. Allí las tapas son de Sushi o de noodles con soja, por ejemplo. En la misma onda está el Poë (Verónica de la Magdalena, 40), donde igual te sirven una feijoada brasileña que un bacalao portugués o un pollo Thai. No dejaremos de mencionar el Marrakech (Calle Elvira, s/n) donde las tapas son árabes. Te pueden ofrecer desde un auténtico cuscus a un arroz bereber, pasando por queso fresco, caldo de pollo...

Famosas son también las lentejas con curry del Reca (Plaza de la Trinidad, s/n), aunque también pueden ofrecerte unas migas, unos garbanzos en puchero... Muchos son los granadinos que afirman que el Reca es uno de los mejores bares de tapas de Granada. Sólo por eso merece que lo visitemos y lo comprobemos por nosotros mismos.

En esta guía de tapas no puede faltar D'Cuadros (Calle Pintor López Mezquita, 14), uno de los locales de moda en Granada. Decoración minimalista y tapas diferentes, un tanto alejadas de las raciones clásicas, como el risotto o los crepes de espinacas.

Las tapas de autor también tienen su sitio en Granada. Y para muestra un botón: en La Pajuana (Rosario, 12) cuidan tanto la presentación de los platos como la cantidad de comida que sirven. O sea, bueno, bonito y barato.

SITIOS CURIOSOS

Por último, hablaremos de algunos sitios peculiares del tapeo granadino, que también los hay: el Rojo Bar (Laurel de Tablas, 10) es un local de ambiente, alejado del cliché tabernario. Se llama así porque ese es el color que han utilizado para decorar el bar, cuya cocina es creativa y muy recomendable.

También tenemos el Loop (San Matías, 8), que es una mezcla de bar de tapas y tienda de discos, donde podrás tomar una cerveza mientras echas un vistazo a su colección de vinilos. Además no cierra por la tarde, dato a tener en cuenta para los que comen muy tarde o cenan muy temprano.

El Bar de Eric Los fans de Los Planetas tienen en Granada su paraíso particular, con dos paradas inmprescindibles. La primera es El Bar de Eric (Escuelas, 8), un local abierto por Eric Jiménez, batería del grupo granadino, cuyas paredes están forradas con carteles de conciertos, tickets y fotografías. Un pequeño museo del rock donde, además, se tapea de lujo. Y por otro lado está el Bar Amador (Pintor López Mezquita, 13), que con los años se ha convertido en lugar de peregrinación. Eso sí, tampoco pasa nada si no probamos sus tapas, pues no son para tirar cohetes. Si nuestro único interés en el Amador se debe a que aparece en una de las canciones del grupo granadino, bastará con que nos hagamos una foto frente a la fachada.

El que sí merece la pena es el Saint Germain (Postigo Velutti, 4), un lugar curioso, decorado con fotos de artistas (sobre todo de Marcel Proust), cuya atención al vino merece una reseña, así como sus tapas elaboradas y creativas.

Y por último, el lugar perfecto para los frikis por excelencia es el inclasificable El rincón de Michael Landon (Rector García Duarte, 2), local empapelado con pósters de series ochenteras que también dan nombre a muchas de sus tapas. Gastronómicamente no es para tirar cohetes, pero merece la pena acercarse para verlo.

En fin. Aquí está la flor y nata del tapeo granadino, los mejores bares de la ciudad (aunque se ha colado alguno que es más curioso que bueno). Así que esperamos que en vuestra escapada a la ciudad de la Alhambra (la cerveza, no el monumento) los disfrutéis con salud. Buen provecho.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN GRANADA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008