Rocambolesc, al rico helado de Roca

NOMADEA >CATALUÑA > GIRONA >COMER EN GIRONA > ...

Rocambolesc
Rocambolesc
Santa Clara, 50
17001 Girona
Teléfono 972 416 667
Precio

Los hermanos Roca siempre están tramando algo nuevo. No contentos con haber hecho despegar El Celler de Can Roca hasta las estrellas (Michelín, se entiende) y colocarlo en lo más alto del panorama gastronómico mundial, ahora se les ha ocurrido montar una heladería artesanal en el centro de Girona.

Cuentan los hermanos Roca que eligieron el nombre Rocambolesc por el juego de palabras entre Roca (su apellido) y el ambiente rocambolesco que querían darle al local, con una decoración mitad vintage, mitad naíf, inspirada en el imaginario de la película Willy Wonka y la fábrica de chocolate.

En Rocambolesc se ofrecen helados con sabores clásicos, usando para ellos productos locales, y un aspecto que se aproxima al de una pequeña joya gastronómica pret-à-porter. Todo hasta cuidado hasta el último de talle. No olvidemos quién está detrás del proyecto.

¿Qué variedad de helados podemos encontrar en Rocambolesc? Pues desde el helado de manzana de Girona (caramelizada al horno) hasta el sorbete de fresa con nube de lichi, pasando por el de vainilla de la isla de Taha'a con crujiente caramelo o el sorbete de mandarina con pulpa de fruta fresca y gajos de naranja.

Y, por supuesto, cada uno de estos helados viene coronado con alguno de los casi 40 toppings que podemos elegir: galleta, peta/choco (chocolate al estilo de los famosos peta-zetas) o fisalis. Los helados los podemos tomar en el local o comprarlos para llevar, y los sirven en cornete o terrina.

Pero si hay un producto estrella en Rocambolesc, no es otro que el helado lácteo, elaborado con leche y requesón de oveja pallaresa y aderezado con confitura de guayaba, caramelo de leche y algodón de azúcar. ¿Y por qué es el helado más popular del local? Pues porque este plato, con leves modificaciones, forma parte de la carta de postres de El Celler de Can Roca. Concretamente, recibe el nombre de postre láctico, y nació fruto del  trabajo de investigación sobre la manera de incidir en los estados de ánimo a través de los platos

Así que si uno de los mejores restaurantes del mundo pone una de sus creaciones a pie de calle, al alcance de todos, nadie en su sano juicio deja escapar la oportunidad de catarlo. De ahí su fama. Por si fuera poco, en Rocambolesc venden un kit con dulce de leche, yogur de oveja y helado de leche para que cada uno en casa se pueda montar el postre a semejanza de El Celler de Can Roca.

Si alguien piensa que Rocambolesc es un negocio más creado para aprovechar la fama de sus propietarios, se equivoca. El gran secreto de este local es que vuelcan en sus helados y sorbetes los años de experiencia, investigación y técnicas aprendidas en El Celler de Can Roca. En el helado de manzana, ellos asan la manzana (según la receta de su madre); muchos ingredientes provienen de productores locales; las cremas heladas se elaboran al momento, justo antes de llenar los recipientes y todas se sirven a temperaturas medidas entre -9 y -11 grados centígrados.

Además de helados, en Rocambolesc podremos adquirir Núvol de llimona, el perfume ideado por los Roca que se comercializa también en El Celler, así como caramelos y libros sobre el mundo gastronómico de los tres hermanos.

Rocambolesc, a cargo de Jordi Roca, el encargado de la sección dulce de El Celler de Can Roca, condensa el espíritu del restaurante, intentando sorprender al cliente con pequeñas obras de arte gastronómicas.

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN GIRONA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008