Peratallada, el encanto de lo pequeño

NOMADEA > CATALUÑA > GIRONA > ...

Peratallada

A 35 kilómetros de Girona, junto a la Costa Brava,  nos encontramos con una de esas localidades mágicas: Peratallada, declarada conjunto histórico artístico, es uno de los puntos con más encanto del Ampurdán, donde podemos sumergirnos en la época medieval dando un simple paseo.

Calles empedradas, grandes pórticos, callejuelas estrechas que dan a una Plaza Mayor con soportales donde se cuece la vida de esta minúscula localidad. Porque Peratallada es muy pequeña, en 10 minutos habremos atravesado el pueblo de cabo a rabo. Pero su encanto es tal que podremos estar horas dando vueltas, visitando su castillo fortificado, el foso que circunda la población, la pequeña iglesia de San Esteban que se encuentra a las afueras. incluso el cementerio aledaño, que no es mayor que un patio interior, tiene un tremendo encanto.

Peratallada es ideal para una escapada romántica. Nos alojaremos en uno de sus deliciosos hostales y nos perderemos por las callejas, abrigados por las fachadas de piedra y por el humo de las chimeneas. Aunque parezca que hemos viajado en el tiempo, seguimos en Girona, donde se come de lujo, y Peratallada no es una excepción: en la población hay unos cuantos restaurantes que son el sueño de cualquier pareja: locales bohemios, iluminados a la luz de las velas, cuidando hasta el último detalle de su decoración que está a caballo entre lo hippie y lo rural.

Por todo ello, Peratallada es el lugar perfecto para desconectar durante un día. Si se nos queda corto el viaje, siempre podemos hacer una excursión a las poblaciones cercanas, como Pals, Besalú o Banyoles, que no le andan a la zaga a esta preciosa localidad. Otra opción es dormir en la vecina Girona y acercarnos hasta Peratallada para pasar el día.

DORMIR EN PERATALLADA. Si queremos dormir en Peratallada disponemos de varios hostales. Pero ojo, que nadie piense que se trata de establecimientos al uso: los hostales de esta localidad medieval están ubicados en casas centenarias, con una decoración que nada tiene que envidiar a los famosos hoteles boutique. Si nos alojamos en El Cau del Papibou, el acierto es seguro. A la atención amabilísima de sus propietarios debemos sumar el restaurante que alberga el hostal. Y por la mañana nos obsequian con un magnífico desayuno a base de productos de la zona. Otra opción muy recomendable es el Hostal Blau.

COMER EN PERATALLADA. Para comer, nada mejor que callejear por la localidad buscando el restaurante que más se adapte a nuestros gustos. Si bien en la Plaza Mayor se concentra gran parte de la oferta gastronómica, hay perlas desperdigadas por Peratallada que merecen ser descubiertas. ¿La gastronomía? Pues la típica de la zona, rica en embutidos y carnes.

ESTE LUGAR PERTENECE A NUESTRA SELECCIÓN DE ESCAPADAS ROMÁNTICAS
¿BUSCAS HOTEL BARATO EN PERATALLADA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008