Costa Brava, postal de mar y montaña

NOMADEA > CATALUÑA > GIRONA > ...

Escapada a la Costa Brava

La provincia de Girona alberga la Costa Brava, una de las regiones preferidas por los españoles para una escapada, pues combina playas que quitan el hipo con un turismo de interior con un encanto difícil de hallar en otro lugar. Y si a eso sumamos una gastronomía selecta, no es de extrañar que esta zona tenga una de las mejores calidades de vida del mundo.

Una de las mejores formas de descubrir la Costa Brava es recorriendo los caminos de ronda, es decir, 215 kilómetros de senderos que rodean el litoral, tomando el tiempo necesario para aventurarnos entre bosques de pinos e ir descubriendo los hermosos pueblos desperdigados por la zona. Cadaqués puede ser un magnífico punto de partida.

Situado en el Parque Natural del Cap de Creus, todo el pueblo es un constante homenaje a Salvador Dalí y a Gala, su musa, que pasan por ser sus dos paisanos más ilustres. Sin embargo, la Casa Museo de Dalí está en Port Lligat, a cuatro kilómetros de Cadaqués. Es una visita obligada en nuestra escapada a la Costa Brava. El edificio original era una casa de pescadores. Una visita guiada al museo nos dará una idea de la personalidad de este genio: osos disecados, sillones en forma de labios, un muñeco Michelín.

Este lugar rezuma historia, sobre todo la parte de la piscina, donde se celebraron grandes fiestas a las que asistieron los amigos del pintor: Lorca, Buñuel, Chagall, Truman Capote o Coco Chanel. Si seguimos el camino de la costa, llegaremos a Pals, un precioso pueblo del Ampurdán ubicado en lo alto de una colina con unas vistas especulares con el mar de fondo. Rodeado de marismas y arrozales, fue reconstruido tras la Guerra Civil y hoy en día está declarado Conjunto Histórico Artístico.

Muy cerca de allí hay un pequeño pueblo encantador: Peratallada. Todo en este lugar medieval destila encanto: las calles, los hostales, los restaurantes. Es el lugar perfecto para una escapada romántica. Si quieres sorprender a tu pareja con un regalo original, éste es el lugar perfecto. En la Bahía de San Feliu, rodeada por el Parque de las Gavarres y el macizo montañoso de la Ardenya, a tan sólo una hora de Barcelona, se encuentra Sant Feliu de Guixols, un antiguo publo marinero que se ha convertido en uno de los destinos más selectos para la clase pudiente catalana.

La Rambla Vidal es la calle más animada y donde además encontraremos edificios modernistas de gran belleza, como la casa Vilaret o el Nuevo Casino, de 1888, aunque sin duda el monumento más importante de la ciudad es el Monasterio Benedictino, que ahora albega el Museo de Historia de la Ciudad. Está previsto que en breve se convierta en el Centro de Arte de la Pintura Catalana Thyssen-Bornemisza y acoja la colección privada de la baronesa. A tiro de piedra de Sant Feliu se encuentra S'Agaró, una selecta localidad diseñada para el lujo por el arquitecto Joseph Ensesa Gubert a principios del siglo XX.

Sus mansiones, rodeadas de pinares, son impresionantes. Bordeando la costa, por una bellísima carretera repleta de curvas se llega a Tossa de Mar, un pueblo marinero cuyos orígenes se remontan a la Edad Media. Conserva un recinto amurallado que servía de defensa para los ataques piratas. La ciudad fue expandiéndose fuera de las murallas, hacia la playa, en cuyo paseo marítimo volvemos a encontrar preciosos edificios representantes del modernismo. Estas construcciones son herencia de los indianos, lugareños pobres que emigraron a América en busca de fortuna.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN LA COSTA BRAVA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008