El Celler de Can Roca, un trío de estrellas

NOMADEA >CATALUÑA > GIRONA >COMER EN GIRONA > ...

El Celler de Can Roca
El Celler de Can Roca
Can Sunyer, 48
17007 Girona
Teléfono 972 22 21 57
Precio

El Celler de Can Roca abrió sus puertas al público allá por 1986, y desde su primera receta (merluza con vinagreta de ajos y romero, fruto del contacto de Joan Roca con la cocina vasca) hasta el día de hoy, en que es considerado como uno de los mejores restaurantes del planeta, ha llovido mucho.

Cuando hablamos de El Celler de Can Roca nos encontramos ante un restaurante de cocina evolutiva que se adapta a las nuevas vías creativas y la investigación gastronómica. Por eso es uno de los pocos restaurantes que conservan sus tres estrellas Michelín año tras año.

Lo que sale de la cocina de El Celler de Can Roca nos transporta al séptimo cielo, lo cual tampoco es tan extraño si tenemos en cuenta que el equipo que da vida al restaurante es una especie de Santísima Trinidad Gastronómica, pues los tres hermanos Roca (Joan, Josep y Jordi) son el alma de este local, un triunvirato culinario, una troika de los fogones. El más claro ejemplo de que tres no son multitud.

Joan, el hermano mayor, es el chef y alma máter de las creaciones gastronómicas de El Celler. Josep, el sumiller, explica cada día a los clientes cómo maridar los inventos de su hermano. Y Jordi, el menor, es el encargado de endulzar la carta con sus postres.

En El Celler de Can Roca basan su cocina en los paisajes de la memoria. En las emociones. Los platos que crean no surgen al azar, hay un análisis muy meditado detrás de cada elaboración culinaria, y un objetivo muy claro detrás de todo ello: transmitir estados de ánimo a los comensales.

Los hermanos Roca saben, por ejemplo, que los postres lácticos recuerdan a momentos de la infancia y que los sabores ácidos y florales remiten a estados de euforia. Un paseo por la orilla del mar o el olor a tierra mojada son vivencias todos tenemos almacenadas en algún rincón de nuestra memoria, y en El Celler de Can Roca trabajan para llegar hasta allí. Ese proceso lo definen como cocina tecnoemocional.

Pero sin el tenedor en la mano, todo esto sería simple cháchara que podría dejar impertérritos a los más descreídos. Si de verdad queremos entender cabalmente el plan de los hemanos Roca para hurgar en nuestras emociones hay que echar un vistazo a los platos que han formado parte de su carta a lo largo de su historia. Como el parmentier de bogavante con trompetas de la muerte, la almeja con sorbete de pomelo y Campari, las cigalas al humo de curry, la ostra al vapor de manzanilla o los pulpitos al humo de pimentón de La Vera. Ahora se entiende todo, ¿no?

Lo demás, el servicio, el local, la carta de vinos... todo lo que se nos pueda ocurrir, está a la misma altura de su cocina. No debemos olvidar que estamos hablando de uno de los mejores (y para muchos, el mejor) restaurantes del mundo.

Además, durante todo este tiempo (por si fuera poco) los Roca han escrito libros, dado conferencias, perfeccionado técnicas culinarias, inventado máquinas (como el roner, que permite el control del agua para cocinar con máxima precisión), sacado de la manga conceptos como perfumecocción, formado a generaciones de cocineros y recibido premios como el concedido por la revista británica Restaurant, que sitúa El Celler de Can Roca como el mejor restaurante del mundo, el primero en la lista The World’s 50 Best Restaurants. 

Por hacer cosas, hasta han abierto una heladaría artesana en el centro de Girona, donde además de probar los mejores helados de la ciudad podremos degustar alguno de los postres que se sirven en el restaurante. ¿Su nombre? Rocambolesc. Hay hermanos Roca para rato.

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN GIRONA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008