Ribeira Sacra, entre monasterios, ríos y vinos

NOMADEA > GALICIA > ...

Ribeira Sacra

La Ribeira Sacra es la zona más escarpada y abrupta del interior de Galicia, esculpida desde el cuaternario por la erosión de los ríos Miño y Sil a su paso por el sur de la provincia de Lugo y el norte de la de Ourense.

Desde el siglo VI al X, eremitas y anacoretas construyeron en los escarpados terrenos de la Rivoira Sacrata recónditos santuarios y ermitas que devinieron en iglesias románicas y posteriormente en monasterios benedictinos y cistercienses. Actualmente quedan unos 18 monasterios repartidos entre las provincias de Ourense y Lugo, algunos perfectamente restaurados y otros lamentablemente semiderruidos.

Salpicada de monasterios y viñedos de minifundio de producción limitada, la Ribeira Sacra es la escapada perfecta para disfrutar del retiro rural más natural.

LA RIBEIRA SACRA OURENSANA

La mayoría de monasterios de la Ribeira Sacra se encuentran cerca de la provincia de Ourense. El más antiguo es San Pedro de Rocas, del siglo VI, con tres naves excavadas en una megalítica roca del Monte Barbeirón, que se cree eran cuevas ya pobladas en la antigüedad. Lo más insólito es el campanario sobre una peña y numerosas sepulturas antropomórficas labradas en las rocas que conforman un atípico cementerio de monjes. Muy cerca brotando de la roca está la fuente de San Bieito cuya agua elimina milagrosamente las verrugas.

Pero sin duda el monasterio más conocido es Santo Estevo de Ribas de Sil, Monumento Histórico Artístico desde el año 1923 reconvertido en el Parador Nacional de Santo Estevo. Destacan sus tres claustros: el más importante es el románico del siglo XII conocido como el de Los Obispos, el gótico es el más pequeño con dos cuerpos de columnas dóricas, y el tercero, renacentista, se utiliza como portería. Alrededor de los tres se reparten 77 habitaciones, todas diferentes y algunas con vistas impresionantes a los Cañones del Sil.

Santa Cristina de Ribas de Sil Relativamente cerca está el monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil, el segundo en importancia documentado desde 876. Su iglesia es un ejemplo del románico gallego y entorno al patio del claustro se distribuyen una serie de dependencias típicamente benedictinas. Lo rodea un frondoso bosque donde podemos encontrar caracochas, castaños huecos que debes atravesar para curarte todos los males.

La presencia de órdenes cistercienses contribuyó a la creación de nuevas poblaciones, pues los monjes tenían permiso para trabajar y repoblar los terrenos colindantes a los monasterios. Es el caso del Montederramo, en el centro del pueblo del mismo nombre con una iglesia y dos magníficos claustros completamente restaurados, aunque levemente inclinada por efecto del terremoto de Lisboa en el siglo XVIII. De este priorato depende el monasterio románico de Santa María de Xunqueira de Espadanedo aunque su fachada principal es barroca.

Desgraciadamente algunos monasterios están en ruinas como el de San Paio de Abeleda, deshabitado tras la desamortización de Mendizábal. Adquirido por la casa de Alba en 1872, actualmente está abandonado y los retablos y piezas neoclásicas de su iglesia románica han desaparecido, víctimas del expolio.

RIBEIRA SACRA DE LUGO

Chantada es la capital agrícola de la Ribeira lucense, con un interesante casco antiguo y Monforte de Lemos, la capital oficial de la comarca.

Monforte es villa condal y como tal estaba defendida por un castillo del que se conserva parte de la muralla y la torre del homenaje, todo un símbolo local. Al lado se encuentra el Monasterio de San Vicente del Pino (actual Parador Nacional de Monforte de Lemos), que sufrió un devastador incendio en el siglo XIX que acabó con parte del ajuar y del castillo colindante. En la colina donde se asienta se han encontrado restos de un castro celta y vestigios prerromanos.

Colegio de Nuestra Señora de la AntiguaOtro edificio sobresaliente en Monforte de Lemos es el Colegio de Nuestra Señora de la Antigua, de estilo herreriano, conocido popularmente como el Escorial gallego. Se encuentra en la céntrica Plaza de La Compañía pues fueron los jesuitas quienes lo regentaron hasta 1767 cuando pasó a manos de los Escolapios.

Se puede visitar el claustro de estilo dórico, la monumental escalera de piedra y su espectacular iglesia que, inspirada en el Gesú de Roma, alberga un enorme retablo dedicado a la Virgen, una capilla manierista del Santo Cristo y La Capilla barroca de las Reliquias que contiene dos fragmentos de la Vera Cruz y una espina de la corona de Cristo. La antigua sacristía es ahora museo con dos pinturas de El Greco, entre otras obras.

En esta comarca de Terra de Lemos está el Monasterio de Ferreira de Pantón, convento de clausura de bernardinas que en el siglo X fue un cenobio convertido en monasterio cisterciense de monjas en el siglo XII. Está rodeado por una muralla y tiene un claustro de dos cuerpos con una iglesia donde se encuentra el sepulcro de Doña Fronilde, madre abadesa en el siglo XII. En este entorno también se encuentra San Miguel de Eiré, monasterio de una única nave con detalles paleocristianos, y la iglesia de Santo Estevo de Atán, fundada en el siglo VIII.

IN VINO SACRO, VERITAS

La tradición vinícola de la Ribeira Sacra se remonta a los romanos, incluso una leyenda local afirma que César se hacía llevar a Roma ánforas de vino de Amandi.

De herencia romana es la forma de disponer los viñedos por las laderas del Sil en un ingenioso Vino en la Ribeira Sacrasistema llamado socalcos, bancadas con escalones de piedra horizontales que soluciona el problema de las pendientes del terreno. La orientación sur al amparo de los vientos y los suelos pizarrosos bajo humedad constante originan un microclima ideal para unos vinos que cuentan con Denominación de Origen propia.

Algunas variedades de uva autóctona han dado lugar a vinos de renombre como el Mencía, tinto intenso, floral y con buena dosis alcohólica, y el Godello, blanco fresco y afrutado conocido desde antaño como el oro líquido del Sil.

Hay unas 100 bodegas repartidas por las cinco subzonas vinícolas de la Ribeira que son Chantada, Ribeiras do Miño, Ribeiras do Sil, Amandi (la más famosa) y Quiroga-Bibei. Algunas bodegas se pueden visitar con cita previa como As Oubenzas (Chantada) y Adega Algueira (Amandi) para probar in situ vinos poco conocidos.

CAÑONES SIN FUEGO

Cuenta una leyenda que Júpiter, prendado por la bella tierra gallega, quiso poseerla atravesándola con el río Miño. Su celosa esposa Juno, para robarle parte de su belleza y que el dios la repudiara le hizo una fea herida a la tierra creando Los Cañones del Sil. Más antiguo que los dioses, su origen tectónico se remonta al cuaternario cuando estas escarpadas gargantas dejaron encajado al río que discurre hacia el oeste. Si vas en coche podrás parar en varios miradores para otear este ecosistema de gran valor ecológico por su variada flora continental y mediterránea, y fauna ibérica. El mejor es Os Balcós de Madrid cerca de Parada do Sil.

Cañones del río Sil Desde la aldea de Os Peares hasta el embarcadero de Santo Estevo se puede hacer un recorrido de unos 12 kilómetros por una sinuosa carretera admirando los cañones inferiores entre un paisaje que con niebla parece de leyenda celta.
Otra divertida forma de conocer la Ribeira Sacra es hacer un minicrucero en catamarán desde Santo Estevo hacia los cañones superiores (accesibles sólo por el río) con vistas a los viñedos de Amandi y de las Ribeiras do Sil, y a los pueblos de la zona. Para senderistas hay varias rutas de diversa longitud dentro de la gran ruta GR-56, el Transourensán de unos 100 kilómetros entre Os Peares y el macizo de Manzaneda. Están bien señalizadas y durante la caminata se pueden descubrir no sólo hermosos parajes centenarios sino tesoros ocultos como petroglifos, hórreos y cenobios románicos.

COMER EN LA RIBEIRA SACRA

Especializado en carnes y vinos de Amandi, una buena opción para probar la gastronomía local es A Cantina (Doade 79, Sober - Lugo). También con cocina tradicional,  Rectoral de Castillón (Santiago de Castillón, Pantón - Lugo) tiene como especialidad la empanada de castañas y jarrete al Mencía. Para todos los gustos, La Maja (Chantada 1-3, Monforte de Lemos) con excelente relación calidad-precio en pizzas al horno de leña, ensaladas, pescados y chuletones.

Para ocasiones especiales podemos acudir al Restaurante Dos Abades (Parador de Santo Estevo, Nogueira de Ramuin- Ourense) en las antiguas caballerizas de la abadía, con terraza y un reservado. Sus especialidades son pulpo a feira, tosta de mejillones con verduras y queso gratinado y rape en salsa de Godello.

DORMIR EN LA RIBEIRA SACRA

Dos buenas opciones: casas rurales con encanto como Molinos de Antero (Monforte de Lemos), una casona del siglo XIX o A Casa da Eira (Cerreda) en una aldea alejada del mundanal ruido. Casa Santo Estevo (Santo Estevo de Ribas de Mino) es otra magnífica opción para dormir en el corazón de la Ribeira Sacra.

En la zona también encontramos pequeños hoteles con encanto como La Churra (Xunqueira de Espadañedo) con sólo siete habitaciones, estupendas vistas y tranquilidad; en la localidad de Sober se halla el Palacio de Sober cerca del cañón del río Sil. Casa de Caldelas (Castro Caldelas) edificio del siglo XVIII que cuenta con cinco habitaciones con balcón y vistas a la plaza y al castillo del pueblo.

¿BUSCAS HOTEL EN LA RIBEIRA SACRA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008