San Juan de Gaztelugatxe, la ermita con encanto

NOMADEA > EUSKADI > ...

San Juan de Gaztelugatxe

Aunque San Juan de Gaztelugatxe se haya hecho mundialmente famosa por formar parte del escenario de la serie 'Juego de Tronos', lo cierto es que siempre ha sido uno de los lugares con más encanto del País Vasco.

Entre las localidades de Bakio y Bermeo  (a unos treinta kilómetros de Bilbao), donde se retuercen los acantilados y las olas no dan tregua, la diminuta iglesia de San Juan de Gaztelugatxe desafía en solitario la bravura del Cantábrico frente al cabo Matxitxako. Sus tejados rojos permiten situar desde la costa esta enigmática construcción, plantada sobre un peñasco.

Poco se sabe sobre su origen, lo que ha dado lugar a leyendas y rituales, mezcla de magia y religiosidad. Una de ellas cuenta que, una noche de luna llena, el apóstol san Juan desembarcó en Bermeo y, dando tres saltos, se trasladó al lugar donde está la ermita, dejando sus huellas en cuatro puntos del trayecto. Otra leyenda asegura que el templo tiene propiedades benéficas contra las pesadillas y el insomnio; basta con invocar al santo y dar una vuelta al campanario para recobrar un sueño sereno.

Para contemplar las impresionantes vistas del mar y la costa y, de paso, beneficiarse de la energía positiva que transmite el entorno, hay que recorrer la estrecha y empinada senda de 231 escalones que serpentea por el istmo, un formidable balcón natural. Al culminar la hazaña, nos situamos donde, según la tradición, el pirata Francis Drake despeñó al ermitaño que cuidaba de la ermita, antes de saquearla. San Juan de Gaztelugatxe ha servido de escenario a la serie 'Juego de Tronos'Hoy, sus muros desnudos entonan bien con la desolación del peñasco y el rugido de la mar brava.

Una visita a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe puede completarse con una escapadita a Bakio, la población que queda más cercana, rodeada de casonas nobles y hermosos caseríos, que además cuenta con una preciosa playa. En las afueras de Bakio está emplazada la Ermita de San Pelayo, uno de los pocos templos románicos que pueden admirarse en el País Vasco.

Bermeo también queda a tiro de piedra. En este pueblo marinero, además de comer de lujo, podremos visitar las iglesias de San Francisco y de Santa Eufenia. Tampoco debemos perdernos el Museo del Pescador, en pleno puerto viejo, enclavado en la histórica Torre de Ercilla.

Y si lo que nos gusta es el surf, no deberíamos dejar de visitar Mundaka, uno de los templos mundiales de este deporte por contar con la que, según dicen, es la mejor ola de Europa.

ESTE LUGAR PERTENECE A NUESTRA SELECCIÓN DE ESCAPADAS ROMÁNTICAS
¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN BAKIO? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008