Mundaka, en la cresta de la ola

NOMADEA > EUSKADI > ...

Mundaka

Belleza cantábrica con todo su encanto natural. Mundaka, a tiro de piedra de Bilbao, es un destino atractivo para los surfistas, los aficionados a la pesca o al submarinismo, pero por su ubicación privilegiada entre el mar y la ría de Urdaibai, cualquier viajero encontrará en este pequeño puerto pesquero el destino perfecto para una escapada de fin de semana.

LA MEJOR OLA DE EUROPA

Mundaka es un paraiso para los surfistas por su famosa ola de izquierdas, que al expandirse por más de 300 metros compite en fama y características con la ola de Uluwatu en Bali aunque ambas se ven superadas por la de Jeffreys Bay en Sudáfrica, una de las más largas del mundo por sus 500 metros de recorrido.

La Playa de Laidatxu está formada por el gran bancal de arena que arrastra EL río Oka hasta su desembocadura en el Estuario de Urdaibai, el humedal más importante del País Vasco y un espacio de tal riqueza ecológica y biodiversidad que la UNESCO  lo ha calificado como reserva natural de la biosfera. Siéntate en un banco de los miradores de La Atalaya o El Portuondo y podrás disfrutar de unas vistas hipnóticas del Cantábrico y de la Isla de Ízaro (hogar de aves marinas que antiguamente acogió un convento franciscano arrasado en el siglo XVI por el pirata Francis Drake), del puerto pesquero y deportivo, y de la ría de Urdaibai en toda su extensión.

QUÉ HACER EN MUNDAKA

Para empezar con las pilas cargadas, nada mejor que tomarse un zurito y unos pintxos (que tú mismo puedes escoger en la barra) en la terraza del Hotel El Puerto con vistas al puerto deportivo y al parque y mirador de la Atalaya, donde se encuentra la Iglesia de Santa María, románica en origen con acabado renacentista y construida de espaldas al mar, que merece una visitar por dentro.

Otro templo que quita el aliento es la Ermita de Santa Catalina, reedificada en 1879 y ubicada en la pequeña península del mismo nombre. Este enclave privilegiado goza de una gran panorámica del Cantábrico y por ello tiene un alto valor estratégico y defensivo. Ya en la Edad Media se utilizó como lugar de reuniones, hospital y fortín como revelan las murallas que la rodean.

Volviendo al casco antiguo, puedes disfrutar de un agradable paseo entre las casas típicas de pescadores en las serpenteantes calles que rodean el puerto. Encontrarás pequeñas perlas escultóricas como El Kurtzio, crucero renacentista en la calle Cruz, y emblemáticos edificios como el antiguo Palacio de Larrinaga, casona señorial del siglo XIX que se proyecta convertir en hotel, el macizo edificio con soportales del Ayuntamiento y el Casino, que es la Sociedad Fraternidad Mundaquesa.

EXCURSIONES DESDE MUNDAKA

En la cuenca del parque natural de Urdaibai, al otro lado del río Oka por la carretera que va de Gernika a Lekeitio, están las cuevas de Santimamiñe con importantes pinturas rupestres del Paleolítico Superior que se pueden visitar en un interesante tour guiado.

En este entorno también se encuentra el bosque de Oma con los famosos árboles pintados del artista vasco Agustín Ibarrola. Entre ambos hay una zona de parking donde está el Bar-Restaurante-Asador Leizika (Barrio Basondo 8,Kortezubi), que ofrece una extensa carta de gastronomía local para degustar en sus amplios comedores interiores o en el jardín bajo los árboles.

Para amantes de sitios escondidos, es visita obligada Elantxobe, un peculiar pueblo de pescadores con un entramado de casas irregulares y calles escalonadas que se precipitan por la ladera del Monte Ogoño hacia el mar.

Pero si hay un rincón con encanto que no debemos perdernos, ese es la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, cerca de Bakio. Se trata de un pequeño templo sobre el que se cuentan mil y una historias y que, sobre todo, es un balcón privilegiado sobre el Cantábrico.

COMER EN MUNDAKA

La gastronomía vasca no es precisamente barata, a no ser que vayas de pintxos. Para comidas y cenas de mantel, el precio se sitúa en un rango medio alto. Algunos de los restaurantes más conocidos de Mundaka son La Fonda (Plaza Olazábal) que sirve productos frescos del mar (destacan los chipirones en su tinta) y el Casino de Mundaka (Kepa Deunaren Kalea 1), con una excelente vista sobre el puerto desde su galería acristalada.

Más popular es El Asador Portuondo (Barrio Portuondo s/n) especializado en carnes y pescados a la brasa. Es el cliente quien prepara su propia mesa con el mantel y los cubiertos pues no hay servicio. También a las afueras está el Zintziri Errota (Arza-alde auzoa, 5) un antiguo molino muy bien conservado y acogedor que ofrece variedad y cantidad, pero no está en Mundaka, sino a la entrada de la cercana Bakio.

DORMIR EN MUNDAKA

Apartamentos Mundaka (Lorategi Kalea, 1-A) amplios con cocina equipada, TV por cable y vistas a la playa y al estuario. Hotel Mundaka (Florentino Larrinaga, 9) con una excelente ubicación en un cuidado edificio historico y magnífica relación calidad-precio. Hotel Atalaya (Itxaropen Kalea 1), pequeño y acogedor con un bar-terraza que ofrece tapas y pintxos por la tarde. Hotel Gametxo (Gametxo, s/n, Ibarrangelu) formado por dos edificios de estilo arquitectónico vasco en extensos jardines con hamacas y ubicado en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, en una colina entre las playas de Laida y Laga con espectaculares vistas del Cantábrico.

ESTE LUGAR PERTENECE A NUESTRA SELECCIÓN DE ESCAPADAS ROMÁNTICAS
¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN MUNDAKA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008