La Rioja Alavesa, donde el vino es arte

NOMADEA > EUSKADI > ...

La Rioja Alavesa

En la Rioja Alavesa, la parte de la D.O.Ca. Rioja que administrativamente se ubica al sur de la provincia de Álava, se combinan algunas de las claves decisivas que han revolucionado el universo del vino en las últimas décadas. Pocos territorios vinícolas muestran de una manera tan generosa los frutos que ha traído la sensata relectura de la tradición, y ninguno ha llegado tan lejos en la estética de la vanguardia, incorporando a un paisaje en equilibrio edificios de impactante singularidad.

Rioja Alavesa es tierra de contrastes. Laguardia, obligado punto de partida de nuestra ruta, recibe a sus visitantes con la belleza fría y señorial que impone la pervivencia de su muralla. La capital del territorio, que se ubica a quince kilómetros de Logroño y algo menos de cincuenta de Vitoria, está llena de hermosas casas palaciegas y tiene iglesias (la de San Juan Bautista y la de Santa María de los Reyes) que conservan el esplendor satisfecho que animó a su construcción. Este conservadurismo, que hace de esta ciudad una de las más bellas del norte peninsular, no ha sido obstáculo para la construcción de bodegas que han marcado tendencia desafiando las leyes estéticas de la modernidad.

En el término de Laguardia, en pleno campo de viñas, el arquitecto Santiago Calatrava proyectó la bodega Ysios, Bodega Ysios un fabuloso templo del vino cuya ondulada cubierta se asemeja a la cresta de la Sierra de Cantabria que hacia el norte cierra el horizonte como un majestuoso telón de fondo.

Lo viejo y lo nuevo se entrelazan en un permanente diálogo que acompañará al visitante en su recorrido. Encontramos bodegas de larga trayectoria, consagradas por el prestigio de la tradición, como Bodegas Palacio donde, por cierto, trabajó el hoy afamado enólogo Michel Rolland. Éstas conviven con otras que han liderado la revolución vinícola riojana más reciente, como Artadi, cuyos vinos, desde Viñas de Gain al prestigioso Viña El Pisón, han sido la mejor expresión de lo que puede dar esta tierra. O como Bodegas Pujanza, donde el vinicultor Carlos San Pedro mima un viñedo que por sí solo justifica el viaje.

Tampoco se debe dejar de contemplar la atrevida construcción que acoge Viña Real de Cune, diseño del arquitecto Philippe Mazières. Todos los códigos estéticos previos se alteran a siete kilómetros de Laguardia, en Elciego, un pequeño puebloEl edificio que Gehry ha creado para Marqués de Riscal es uno de los iconos de la Rioja Alavesa que se vio sacudido por la borrachera mediática que provocó la inauguración de La Ciudad del Vino de Marqués de Riscal.

La colosal ambición de la obra de Frank Gehry merece una tranquila visita y, en la medida de lo posible, una estancia lo suficientemente prolongada como para admirar y disfrutar las atrevidas formas que puede adoptar la estética del lujo. Basta una simple visión desde fuera para que el hojaldre de titanio de Gehry, una especie de llamarada de vino, nos descubra los progresos del dios Baco como responsable de la grandeza que esta tierra atesora desde hace mucho tiempo.

Un dios que por fin tiene la catedral que merece: uno de esos hitos estéticos que los feligreses de todo el mundo, sean o no aficionados al vino, no pueden permitirse el lujo de ignorar. En dirección a Labastida, Villabuena nos permitirá descubrir una de esas bodegas, Luis Cañas, que ha recorrido satisfactoriamente el camino que lleva desde el ayer entrañable (el vino como costumbre, como herencia) a la dura competencia que hoy se vive en los mercados internacionales. Allí mismo se encuentra el futurista Hotel Viura, como un OVNI que hubiera aterrizado en mitad de un pequeño pueblo de piedra.

Hacia el oeste, dejando al sur el río Ebro, la otra frontera natural del territorio, el paisaje regala vivas estampas fruto del difícil acuerdo de la naturaleza y la intervención humana. Los viñedos se visten de los ropajes de cada estación y, especialmente en otoño, regalan una hermosa paleta de colores. Así llegamos a Labastida, donde de nuevo la grandeza del tiempo nos guarda sorpresas: el arco de Larrazuria nos abre la puerta a viejas mansiones señoriales que tienen su forma de expresión más acabada en la plaza de la Paz con el ayuntamiento o la iglesia de la Asunción.

El término de Labastida acoge también bodegas que han incrementado el prestigio de Rioja. Remelluri es un buen lugar para descubrir que en la tierra por excelencia de los tintos se hacen también blancos de alta calidad, como pone de manifiesto el singular blanco Remelluri, que todo visitante debe probar después de pasar por el coqueto museo de la bodega. En éste, de nuevo el vigor de los restos del pasado se esfuerza por seguir brillando ante la fulgurante riqueza del porvenir.

COMER EN LA RIOJA ALAVESA

Aunque las bodegas suelen ofrecer la posibilidad de comer en sus instalaciones, sobre todo si se avisa previamente y, eso sí, dependiendo del número de comensales, conviene no desaprovechar la oportunidad de degustar la excelente cocina que sirven en el restaurante gastronómico de La Ciudad del Vino de Riscal (Elciego), un local con plena autonomía asesorado por el cocinero Francis Paniego.

Además, El Medoc Alavés del ya referido hotel Villa de Laguardia y el restaurante del hotel Marixa , también en la capital de la región, ofrecen una cocina que merece la atención del visitante tanto por el servicio como por una cocina en la que laten los sabores de la tierra.

HOTELES EN LA RIOJA ALAVESA

Además de las bodegas que permiten alojamiento, como en el caso del impresionante Hotel Marqués de Riscal, la Rioja Alavesa dispone de un interesante puñado de hoteles donde la cultura vinícola se hace notar. Es el caso de Villa de Laguardia, con una imponente panorámica de la sierra, el imponente Castillo El Collado o la Posada Mayor de Migueloa, todos ellos en el precioso pueblo de Laguardia.

No deberíamos irnos de la zona sin pasarnos por el Hotel Viura, en Villabuena de Álava, ya sea para alojarnos allí, para cenar en su restaurante o simplemente para disfrutar del efecto que provoca un edificio de vanguardia encastrado junto a una pequña iglesia del siglo XVI.

¿BUSCAS HOTELES EN LA RIOJA ALAVESA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008