Morella, historia, piedra y trufas

NOMADEA > ESCAPADAS ROMÁNTICAS > ...

Morella
27/11/2013

En el Maestrazgo, al norte de la provincia de Castellón, se alza Morella, una auténtica joya histórica por cuyas tierras han pasado celtas, griegos, romanos, visigodos, bereberes y cristianos, que se la disputaron por su estratégica situación geográfica, entre el valle del Ebro y el Mediterráneo.

Su silueta es fácilmente reconocible en la lejanía y le confiere un aire de noble del Medievo, recia y elegante al mismo tiempo. Se halla rodeada de interesantes y abruptos parajes en plena comarca dels Ports, pródiga en bosques, ríos y barrancos. De esta manera, a una orografía accidentada idónea para los deportes de aventura y las escapadas de corte rural se unen un casco histórico con encanto, museos, alguna que otra joya patrimonial y una gastronomía que sorprende al más pintado.

EL CASTILLO MÁS CODICIADO

Para disfrutar del sinuoso entramado callejero de Morella hay que acceder por alguna de las siete puertas de entrada. A partir de aquí se descubren casas solariegas, calles empedradas (como la de Blasco de Alagón, que alberga el mercado de los domingos), blasones, porches de madera y arcos que se van sucediendo a lo largo de las cuestas que nos conducen hacia el Castillo de Morella, desde el que se que Convento de San Franciscodomina gran parte de la comarca, por lo que no es de extrañar que fuera una las fortalezas más imponentes y codiciadas del Mediterráneo.

El Convento de San Francisco es la puerta de entrada al castillo. Conviene detenerse para ver los restos del claustro y, sobre todo, la Sala Capitular, donde se conserva una de las muestras más antiguas del arte macabro español, La Danza de la Muerte, un mural del siglo XV donde se representa a la nobleza, el clero y el pueblo unidos en torno a la muerte. Un bellísimo preámbulo antes de internarnos en el castillo.

Habitado ininterrumpidamente desde el III Milenio antes de Cristo, el castillo de Morella encierra tantas historias y leyendas que darían para varias películas de época. Sus piedras han visto al Rey Jaume I entrar en la ciudad para comenzar la Reconquista, su patio de armas ha sido testigo de los esfuerzos de El Cid Campeador por entrar en la ciudad y Ramón Cabrera, el destacado líder carlista conocido como El Tigre del Maestrazgo, tomó la ciudad, que le erigió un monumento junto al castillo. Casi nada.

Pero además, desde esta fortificación disfrutaremos de las mejores vistas de la comarca, una panorámica donde se mezcla el rojo de los tejados con el verde de las montañas. Sólo por eso ya valdría la pena la visita.

LA IGLESIA CON UNA ESCALERA DE CARACOL

La Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor es uno de los templos góticos más bellos del Mediterráneo. Podrían decirse muchas cosas de su fachada de doble puerta (la de los Apóstoles y la de las Vírgenes), del altar mayor barroco churrigueresco o de los grandes y coloristas rosetones de vidrieras, originales de la escuela valenciana del siglo XIV. Pero lo que realmente destaca es la escalera de caracol que da acceso al coro, La iglesia de Santa María la Mayor es uno de los templos góticos más bellos del Mediterráneorealizada en estuco de yeso, cuya policromía ha permanecido oculta durante siglos. Además, durante Festival Internacional de Música de Órgano que cada mes de Agosto se celebra en Morella, se puede disfrutar con el sonido pleno de los 4.000 tubos del órgano monumental del templo.

Morella está salpicada de iglesias y ermitas. En el casco urbano podemos descubrir la iglesia de San Miguel, la iglesia de Sant Joan, o la iglesia de San Nicolás, edificio del siglo XIII, de románico tardío y que alberga el Museo del Sexenio, la fiesta morellana por excelencia. El Sexenio (en valenciano, Sexenni), que se celebra desde 1678, tiene lugar una vez cada seis años en honor de la Virgen de Vallivana y es una fiesta catalogada como de Interés Turístico Nacional.

LA MURALLAS Y EL ACUEDUCTO

Las murallas de Morella rodean toda la ciudad, protegiéndola, y son otro de los grandes atractivos de la localidad, conformando la silueta sinuosa de Morella, coronada por el Castillo. Se trata de un cinturón de piedra de dos kilómetros, franqueado por 7 puertas y 10 torres, algunas de las cuales ahora albergan diferentes museos.

Algunas de las puestas más famosas a lo largo de la muralla son la puerta del Rey, por donde entrara Jaume I en Morella, la Puerta Ferrisa, escenario de la entrada del caballero Blasco de Alagón cuando tomó la ciudad a los musulmanes, o la Puerta de la Nevera, situada cerca de la nevera o pozo de nieve donde se guardaba la nieve.  Sin embargo, la principal y más monumental de todas, es la puerta de San Miguel, un arco ojival encastrado entre dos enormes torres donde hay una cruz gótica en la que se representa a tres personajes ligados a su historia: san Vicente Ferrer, el rey Fernando de Antequera y el papa Luna.

Cualquier visita a Morella estaría incompleta sin una visita a su acueducto. Esta bella construcción, de 1318, conserva la sencillez del gótico, siendo una destacada obra hidráulica de la época. Se conservan dos tramos que nos muestran cómo en tiempos medievales se transportaba el agua para abastecer a la población morellana. Los restos de este acueducto se hallan a las afueras de la ciudad, en un paraje con vistas impresionantes de la comarca de Els Ports. 

ARQUITECTURA DE VANGUARDIA

Morella es un ejemplo de perfecta armonía entre patrimonio y vanguardia, una especie de parque temático donde conviven sin complejos la arquitectura medieval, gótica y moderna.

La Escuela-Hogar de la Alameda, situada en este amplio parque que rodea la ciudad (y que tiene vistas privilegiadas al castillo) es un edificio creado por la prestigiosa arquitecta Escuela-Hogar de la AlamedaCarme Pinós. El proyecto mereció en 1995 el Premio Nacional de Arquitectura. Y a tiro de piedra se encuentra el nuevo Instituto de Educación Secundaria, un proyecto ideado por el reconocido arquitecto Helio Piñón y que fue nominado a los Premios FAD. En ambos casos se trata de construcciones sencillas y minimalistas, donde el cristal y las lineas rectas son protagonistas.

Morella revolucionó en los años ochenta el concepto de arquitectura integrada en el patrimonio histórico al construir en el interior de la Iglesia de San Miguel el centro de salud de la población. Lo más impactande del proyecto, ideado por el arquitecto Francisco Merino, es que ha conservado toda la estructura interna de la iglesia, restaurando, incluso, los frescos de la cúpula y de algunas capillas.

Por otro lado, la restauración del edificio gótico del Ayuntamiento, una construcción del siglo XIV,  es otro ejemplo de cómo Morella respeta su patrimonio sin renunciar a la vanguardia. El proyecto diseñado por el arquitecto Miguel del Rey mereció un Premio Europa Nostra, reconociendo la perfecta integración entre modernidad e historia. El Ayuntamiento ha conservado tras su recuperación, todo el esplendor y belleza del gótico, incorporando elementos modernos que encajan a las mil maravillas entre las gruesas paredes de piedra.

MANTAS, TRUFAS Y LEYENDAS URBANAS

Más allá de lo monumental, la vida diaria de Morella se articula en torno a la calle Blasco de Alagón, una calle de soportales, con tiendas de productos artesanales, como las mantas morellanas (el clásico souvenir local), o rincones gourmet donde conseguir trufas en conserva o buenos quesos y cecinas. Es también un buen lugar para tomar el aperitivo de mediodía acompañándolo de unas croquetas morellanas o para disfrutar del mercadillo de los domingos.

Las estrechas calles empedradas van dirigiendo la visita del viajero pasando por casas solariegas, algunas reconvertidas en hoteles y otras, en locales nocturnos. Algunas de ellas esconden historias oscuras, como la Casa de los Rovira. Cuentan los morellanos q ue San Vicente Ferrer se detuvo en esta casa a pedir algo de comer. La mujer, que no tenía nada en la despensa, preguntó a su marido qué podía cocinar para el santo, al que quería impresionar en la mesa. Cuando recibió por respuesta lo mejor que tengas, no se le ocurrió otra cosa que sacrificar a su único hijo, indudablemente su bien más preciado. Un horrorizado San Vicente Ferrer sentado a la mesa obró el milagro de resucitar al niño.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Para quienes viajan con niños, muy cerca de Morella (en la zona de bosque conocida como Complejo de la Fábrica Giner) se encuentra el circuito de aventura Saltapins, con tirolinas y pasarelas de distintos niveles desde los seis años.

Y si vamos a estar unos días en Morella, quizás nos interese saborear las opciones de los espacios verdes cercanos a Morella, como el bosque de Pereroles, donde se puede practicar escalada, senderismo y bicicleta de montaña. En el bosque hay varios refugios, un albergue y casas rurales.

Por último, es importante saber irse de Morella, preferiblemente de noche para volver la vista y contemplarla iluminada, una postal que difícilmente olvidaremos. Si queremos hacer fotos podemos aprovechar los miradores que hay en la carretera CV-12 en dirección a Ares del Maestre.

RESTAURANTES EN MORELLA

En Morella se cocina a fuego lento, con una tradición culinaria a base de guisos y estofados en los que la carne, la caza y las setas conviven junto a la trufa, auténtica estrella gastronómica de la zona.

El restaurante más popular de Morella es El Mesón del Pastor (Cuesta Jovaní, 7), especializado en las recetas tradicionales de la comarca. Conviene estar atento a sus jornadas Mesón del Pastor gastronómicas, dedicadas a las setas y la trufa, pues en la carta encontraremos platos como la crema de castañas con angula de monte o el revuelto de trompeta de los muertos y llanegas con patata violeta y virutas de jamón.

No le anda a la zaga el Restaurante Daluán (Callejón Cárcel, 4), el otro gran referente morellano. Allí podremos disfrutar de una cocina de temporada elaborada con el mejor producto local. En Daluán también realizan jornadas gastronómicas dedicadas a la trufa (de diciembre a abril) y a los sabores de otoño (de octubre a diciembre), con sugerencias como la llana de Angus cocinada con aromas de monte, lechecillas, crema de chirivía y salteado de colmenillas.

ESTE LUGAR PERTENECE A NUESTRA SELECCIÓN DE ESCAPADAS ROMÁNTICAS
¿BUSCAS HOTELES BARATOS EN MORELLA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008