Mezquita de Córdoba

NOMADEA > CÓRDOBA >24 horas > ...

Mezquita de Córdoba
La Mezquita
Cardenal Herrero, 1
14003 Córdoba
Teléfono 957 470 512
HORARIO: Lunes a sábado: 8.30-18.00 h.
Domingos y festivos: 8.30-10.00 y 14.00-18.00 h.

La de Córdoba fue la mezquita más grande del mundo islámico, siendo en la actualidad uno de los templos religiosos más grande del mundo.

Cada año, más de un millón de personas deambulan boquiabiertas por esta cima del arte islámico en Occidente, alma y sentido de Córdoba, de ahí que haya que planificar la visita con cautela, descartando los meses más tumultuosos (marzo, abril, mayo y septiembre) y madrugando a ser posible, porque de 8.30 a 10.00 de la mañana no sólo hay menos gente sino que la entrada es gratuita. Si nos gusta remolonear en la cama, nos tocará rascarnos el bolsillo, aunque vale la pena.

Todo sea por contemplar con relativo sosiego el luminoso patio de los naranjos, el bosque de columnas y arcos superpuestos que empezó a plantar Abderramán I en 785 y concluyó Almanzor en 987, y las deslumbrantes decoraciones de la maqsura y el mihrab, para las cuales Al-Hakam II echó mano de artesanos y 320 quintales de teselas vidriadas procedentes, unos y otras, de Bizancio.

A la Mezquita se entra por la Puerta de los Deanes, que da paso al Patio de los Naranjos, auténtica plaza pública de la ciudad durante el califato, donde fluía la vida tanto como el agua de las fuentes con que se purificaban los fieles antes de la oración.

Las palmeras que poblaban la explanada fueron sustituídas por naranjos y el viejo alminar que se erguía desde el año 951 en el flanco norte, junto a la Puerta del Perdón, acabó embutido en un campanario de 54 metros que dicen que es la torre barroca más alta de Córdoba.

Al templo se entra por la Puerta de las Palmas, tras la cual se descubre, sumida en una misteriosa penumbra, la primitiva mezquita: 11 naves separadas por columas y capitales procedentes de edificios romanos y visigodos en los que se apoyan los famosos arcos superpuestos, blancos y rojos, que intentan recordar un campo de palmeras.

Desde ahí debemos dirigirnos hacia la ampliación patrocinada por Al-Hakam II: el mirhab y la maqsura, probablemente el lugar más fotografiado del templo.

A continuación, girando a la izquierda, buscaremos las ocho naves que mandó erigir Almanzor, señaladas por el suelo de baldosa rojiza que son la parte menos afortunada de la mezquita si exceptuamos, claro está, las intervenciones cristianas. Aquí dice la tradición que Almanzor hizo colgar las campanas de la catedral de Santiago, tomadas como botín de guerra en julio de 997. Pocas conquistas más sonadas, y sonoras, que aquélla.

Si estás por aquí, puedes comer en El Churrasco

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN CÓRDOBA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008