Copenhague, efervescencia nórdica

NOMADEA > COPENHAGUE

Escapada a Copenhague
23/11/2013

Copenhague es una de las ciudades con más vida del norte de Europa, siempre a la vanguardia en diseño y tendencias. Además puedes encontrar panaderías, cafés y restaurantes de renombre en cada rincón, por lo que no es extraño que la capital danesa se haya convertido en la capital gastronómica de Escandinavia.

Esta preciosa ciudad portuaria cuenta con tiendas llenas de encanto, monumentos que quitan el hipo, una historia que se remonta hasta la época vikinga y hasta un parque de atracciones en pleno centro. Si a todo eso le sumamos que Copenhague tiene el tamaño perfecto para ser descubierta a pie en un par de días, está claro que la capital danesa es una de esas escapadas perfectas para un fin de semana.

NYHAVN

Nuestra primera parada en Copenhague, en pleno centro, es una de las postales más famosas de la capital danesa: Nyhavn significa literalmente Puerto Nuevo, aunque en realidad se trata del puerto más antiguo de la ciudad. Es el sitio perfecto para tomar una cerveza mientras contemplamos las casas de colores y los barcos.

Al final de Nyhavn está la Casa de Arte Dramático, un edificio de cristal inaugurado en 2008 donde se representan obras de vanguardia. DesdeÓpera de Copenhague allí mismo veremos, al otro lado del canal, la imponente estructura de la Ópera de Copenhague, uno de los teatros más modernos (y caros del mundo).

A dos pasos de allí está Kongens Nytorv, una de las principales plazas de la ciudad, donde se encuentra uno de los hoteles más majestuosos de Copenhague, el Hotel d'Anglaterre, el Teatro Real o Magasins du Nord, uno de los centros comerciales más famosos del país.

En la plaza se conserva el kiosco de 1913 desde donde se realizaron las primeras conexiónes telefónicas en Dinamarca. Y todo ello bajo la atenta mirada de Cristián V, cuya estatua ecuestre preside el lugar. Durante el invierno, en la plaza se instala una pista de hielo circular para poder patinar dando vueltas alrededor de jardín central.

STRØGET

En Kongens Nytorv empieza (o acaba, según se mire) Strøget, la zona comercial, completamente peatonal, más grande de Europa, que se extiende durante más de un kilómetro hasta la plaza del Ayuntamiento. Las calles que componen esta zona son Frederiksberggade, Nygade, Vimmelskaftet, Amagertorv y Østergade.

Strøget En nuestro recorrido por Strøget, iremos pasando por alguno de los comercios más populares de la ciudad, como Illums Bolighus (el otro gran centro comercial de la ciudad, junto a Magasins du Nord), la Real Fábrica de Porcelana danesa o el Café Europa.

En Strøget también hay lugar para cualquier marca internacional de moda que se nos ocurra, aunque resulta más interesante callejear en busca de pequeñas tiendas para localizar productos locales y comprobar in situ la merecida fama que tiene el diseño danés.

Al final de nuestro paseo por Strøget nos espera el impresionante Ayuntamiento de Copenhague, situado en la plaza Rådhuspladsen, adornado con esculturas de la mitología nórdica, sobre todo dragones y serpientes. En su interior se puede visitar el reloj astronómico de Jens Olsen, una verdadera joya de la ingeniería de la primera mitad del siglo XX.

TIVOLI

Junto a la plaza del ayuntamiento se encuentran los Jardines de Tivoli, (conocidos simplemente como Tivoli), uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo (abrió en 1943) y visita obligada en nuestra escapada a la capital danesa.

En el Tivoli se mezclan atracciones modernas con otras más clásicas. Allí encontraremos un teatro, varias montañas rusas, un área de conciertos, estanques con botes de remos, jardines de cuento de hadas, un barco pirata o un restaurante que no desentonaría junto al Taj Mahal. Jardines de Tivoli

Si pensamos visitar el Tivoli es recomendable hacerlo a la caída de la tarde, para disfrutar del espectáculo que ofrecen las luces que iluminan el complejo.

Si nos ha gustado el Tivoli, podemos acercarnos hasta Bakken, el parque de atracciones más antiguo del mundo (data de 1583) y uno de los lugares de esparcimiento más populares de Copenhague. Ubicado en el Parque de los Ciervos, al norte de la ciudad, Bakken destaca por su preciosa montaña rusa de madera.

PALACIO DE AMALIENBORG

El Palacio de Amalienborg, residencia de invierno de la familia real danesa, es una de las obras más destacadas del rococó danés y está formado por cuatro edificios idénticos situados en un patio octogonal. Cuando la bandera danesa está izada, significa que la reina está en el palacio.

El Castillo de Rosenborg, a tiro de piedra, es otra de las visitas obligadas en nuestro paseo por esta zona monumental de la ciudad. El castillo alberga un museo con las colecciones de arte de la Familia Real, así como las joyas de la corona danesa. Junto al Castillo se encuentran los cuarteles en los que la Guardia Gurdia Real Real de Dinamarca realiza sus ejercicios.

Entre el Castillo de Rosenborg y el Palacio de Amalienborg se encuentra la Iglesia de Federico, conocida popularmente como Iglesia de Mármol (Frederiks Kirke), cuya cúpula es la de mayor tamaño de Escandinavia, con un diámetro de 31 metros y un soporte formado por 12 columnas de mármol noruego.

La Guardia Real Danesa, desfila todos los días a las 11.30, desde el Castillo de Rosenborg hasta el palacio de Amalienborg, para realizar el cambio de guardia al mediodía. La Guardia Real Danesa proporciona guardia permanente en el Palacio de Amalienborg, el Castillo de Rosenborg y Kastellet (parte de la antigua fortificación de Copenhague).

LA SIRENITA

La pequeña señora del mar (Den Lille Havfrue), que es como se conoce a La Sirenita en Dinamarca, es sin duda alguna el icono más popular de Copenhague, la foto que no puede faltar en nuestra escapada. Se trata de una talla de bronce inspirada en el cuento de hadas escrito en 1837 por Hans Christian Andersen, uno de los daneses más famosos de la historia.

La estatua fue tallada por el escultor Evard Eriksen, que pensó en la bailarina danesa Ellen Price (gran estrella del Ballet Real) como modelo para la escultura, pero ante su negativa aLa Sirenita posar desnuda tuvo que utilizar a su esposa como modelo, aunque la cara es la de la bailarina.

La Sirenita se encuentra en el Parque Langelinie, en la bahía del Puerto de Copenhague, muy cerca del Palacio de Amalienborg, sobre unas rocas que se adentran en el mar Báltico.

Tal es la fama de La Sirenita que en 2010 , a pesar de sus casi 200 kilos de bronce, viajó a Shangai para presidir el pabellón danés en la Expo 2010, celebrada en esta ciudad china, donde la talla permaneció los 6 meses que duró la exposición.

KASTELLET

Entre el Palacio de Amalienborg y el parque Langelinie, donde está La Sirenita, se encuentra Kastellet (que literalmente significa La Ciudadela), una de las fortificaciones mejor conservadas del norte de Europa. El recinto está construido en forma de pentágono, con bastiones en sus esquinas.

Dentro de los terrenos de Kastellet podremos encontrar una iglesia que también fue prisión, un molino de viento y diversas zonas militares, aunque su principal función es la de parque público.

En las inmediaciones de Kastellet se encuentra la Fuente de Gefion, uno de los monumentos más grandes de la capital danesa. La fuente, con un gran grupo de figuras de animales inspirados en la mitología nórdica, representa la creación de la isla de Selandia, en la que se asienta la ciudad de Copenhague.

CHRISTIANIA

La Ciudad libre de Christiania es una de las zonas hippies más populares del planeta, un barrio parcialmente autogobernado que tiene leyes propias y donde no se pagan impuestos. Actualmente es una de las principales atracciones turísticas de Copenhague.

Christiania tiene su origen en 1970, con el derribo de una valla por parte de unos padres que querían terrenos donde sus hijos pudiesen jugar. A partir de ahí, se organizaron y fundaron Christiania en unos antiguos terrenos militares, Christianiaen torno a Pusher Street, una zona repleta de bares, centros culturales y comercios alternativos. Al salir de Pusher Street llegaremos a un camino que bordea uno de los muchos canales que hay en la ciudad. Este camino de tierra discurre entre las casas de los christianitas (como se conoce a los ciudadanos de este barrio), todas diferentes y tan peculiares como sus habitantes.

Si abandonamos Christiania por su acceso principal, veremos la leyenda: You're now entering the EU (Está usted entrando en la Unión Europea), ya que los habitantes de este curioso barrio no se consideran ciudadanos de la UE.

De todas formas, pese a la paz y el amor con que todo se inició, ciertas zonas de Christiania son poco recomendables a ciertas horas. Es probablemente una de la zonas más inseguras de la ciudad.

RUNDETAARN

En uno de los cuentos de Hans Christian Andersen, El Yesquero, se habla de una princesa cautiva en una torre. Pues bien, esa torre existe y es uno de los monumentos más populares de Copenhague: Rundetaarn, o lo que es lo mismo, la Torre Redonda, que se construyó en pleno centro de la ciudad para albergar el observatorio astronómico, el más antiguo de Europa en funcionamiento.

La Torre Redonda es famosa por su pasillo helicoidal, que da siete vueltas y media antes de llegar a la parte más alta, a 35 metros del suelo, desde donde se obtienen las La Torre Redondamejores vistas del viejo Copenhague. Cuenta la leyenda que cuando se inaguró la torre, Cristian IV subió a través de la rampa de caracol en su caballo y al galope.

La torre fue la primera fase del Trinitatis Complex, que debía reunir las tres estructuras más importantes para los sabios del siglo XVII: observatorio astronómico, iglesia para estudiantes y biblioteca universitaria.

En lo alto de la torre hay una inscripción en letras doradas, una especie de jeroglífico que viene a decir: Que Dios conceda la debida sabiduría y justicia al corazón del Rey coronado. Ahí queda eso.

PALACIO DE CHRISTIANSBORG

Este palacio es otro de los lugares que no podemos dejar de visitar si viajamos a Copenhague. Situado en la isla de Slotsholmen (conocida como isla del poder), muy cerca de la zona comercial de Strøget, el Palacio de Christiansborg alberga el Folketing (Parlamento danés), la oficina del primer ministro y el Tribunal Supremo Tribunal de Dinamarca. Se trata del último de una serie de castillos y palacios construidos sucesivamente en el mismo sitio desde la construcción del primer castillo en 1167, y es el único edificio del mundo que alberga las tres ramas de gobierno de un país: el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial.

Bolsa de CopenhagueCerca de allí se encuentra otro de los lugares más singulares de la capital danesa: Børsen, el edificio de la antigua bolsa de Copenhague. Desde casi cualquier lugar de la ciudad podremos observar su torre, donde cuatro colas de dragón entrelazadas (que simbolizan los cuatro países nórdicos) se elevan desde el tejado hacia el cielo, como una enorme aguja de color verde jade.

Muy cerca de allí, en dirección a la bahía,

se encuentra otro de los edificios icónicos del nuevo Copenhague: el Diamante Negro, un anexo de la Biblioteca Real, que también es la sede del Museo Nacional de Fotografía. Los amantes de la arquitectura no deben perderse esta mole de cristal oscuro, en cuyas aristas se refleja el agua del canal.

RESTAURANTES EN COPENHAGUE

Si hablamos de restaurantes en Copenhague hay un nombre que destaca sobre todos los demás: Noma (Strandgade, 93), uno de los mejores restaurantes del mundo que, de la mano de René Redzepi, ha catapultado a Copenhague a lo más alto del panorama gastronómico. Noma fue uno de los precursores en eso que se conoce como cocina Kilómetro Cero, un movimiento que promueve la obtención de la materia prima directamente de productores locales.

Restaurant KanalenRestaurant Kanalen (Wilders Plads, 2) es un local ideal para culminar una escapada romántica. Además de las preciosas vistas al canal de Christianshavn (el restaurante está en un antiguo edificio de aduanas) podremos disfrutar de la gastronomía tradicional danesa, con sugerencias como el arenque picante con huevo o el cordero con espárragos.

En Peder Oxe (Gråbrødretorv, 11) podemos comer a base de pescado, carne orgánica, ensaladas o sándwiches sin que se resienta el bolsillo. Es también un buen sitio si quieres probar el smørrebrød, la versión danesa del brucnh. danés. Este plato tradicional está elaborado con pan de centeno, mantequilla, salsas y pescado, carne o embutidos. El número de ingredientes del smørrebrød sólo está limitado a la imaginación del comensal.

Kong Hans Kælder (Vingårdstræde, 6) es otro de esos restaurantes con historia, porque está situado en el edificio más antiguo de Copenhague y hasta el mismísimo Hans Christian Andersen escribio bajo su techo gótico. Es uno de los mejores restaurantes de la ciudad, así que no te pierdas sus ravioli de atún y ostras o la ensalada tibia de bogavante.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN COPENHAGUE? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008