Jerez de la Frontera, caballos, vino y flamenco

NOMADEA > ANDALUCÍA > CÁDIZ > ...

Jerez

Jerez de la Frontera, segunda capital de Cádiz, es una de las ciudades con más solera de Andalucía, cuna del Flamenco y del vino que toma el nombre de la localidad. Así pues, se trata de un destino perfecto para una escapada de fin de semana.

Podríamos comenzar nuestro recorrido visitando el Palacio del Tiempo, en el barrio de Santiago, enclavado en una casa señorial del siglo XVIII conocida como el Palacete de la Atalaya. Allí podremos encontrar una colección impresionante con más de 300 relojes, fruto de la obsesión de un antiguo bodeguero jerezano.

Allí también podremos disfrutar de un espectáculo multimedia llamado El Misterio de Jerez, un recorrido apasionante por el universo cultural del vino jerezano.

Antes de dejar el barro de Santiago, podemos hacer una parada en La Casa del Jerez, en la calle Divina Pastora, donde podremos adquirir artesanía típica y asistir a una demostración del uso de la venencia mientras degustamos de las múltiples variedades del estupendo producto local.

Una parada obligatoria en nuestra escapada a Jerez debe ser la Real Escuela de Arte Ecuestre, Real Escuela Ecuestre de Jerezdonde cada martes y cada jueves a las doce en punto del mediodía, los caballos andaluces adiestrados durante años, ejecutan con precisión una danza al ritmo de músicas con la inconfundible esencia del sur. La visita también merece la pena por visitar el palacio del siglo XIX donde están ubicadas las oficinas de la Escuela.

Si nos gusta la arqueología, deberemos acercarnos hata la Plaza del Mercado, centro del barrio de San Mateo, para viajar a través de los siglos en el Museo Arqueológico que, distribuido en tres plantas circulares, exhibe piezas de gran interés, como una impresionante colección de ánforas prerromanas o bustos romanos del siglo I a. c.

DE TAPAS POR JEREZ

A estas alturas nos habrá entrado hambre, y estamos en el sitio adecuado para ponernos las botas con tapas y raciones de calidad acompañadas de un buen vino de la tierra. ¿Recomendaciones para tapear por Jerez? Un indispensable es El Gallo Azul, en pleno centro, situado en el edificio del mismo nombre, propiedad de Pedro Domecq y que ha pasado a convertirse en un referente arquitectónico de la El Gallo Azul, situado en un precioso edificio de Pedro Domecq, es un referente del tapeo jerezanociudad. Allí las tapas son de las que quitan el sentido, con una mezcla de modernidad y tradición, sirva de ejemplo el timbal de boquerones con base de salmorejo y atún escabechado. Si además acompañamos la comida con un Fino La Ina, para qué queremos más.

El casco antiguo es la zona de Jerez donde hallaremos mayor oferta para picar algo: la calle Porvera; el final de la calle Larga, antaño núcleo del tapeo oficial y ahora transformada en zona comercial; la plaza del Banco; y los alrededores de la plaza del Arenal, son los principales puntos de interés en lo que a gastronomía se refiere.

Las opciones son múltiples: en el callejón de Pescadería Vieja, nos encontramos con el Bar Juanito, donde no podemos irnos sin probar la berza con tagarninas y las alcachofas del palenque. Por allí anda también El Mirador de las Almenas, que elabora un delicioso arroz basmati con chocos y frutos secos.

Cerca de allí se halla la confluencia de las calles Consistorio y Remedios: en el Bar Manolo es obligatorio pedir su tapa de alioli con langostinos o los clásicos huevos con bechamel... En la calle Larga, junto a El Gallo Azul está La Maceta, con su crema de salmorejo con anchoas ahumadas. Y en La Tertulia (Porvera, 11), podremos degustar sus montaditos de avestruz o de canguro.

Fuera del centro, el barrio de la Albarizuela constituye una magnífica opción. Allí no podemos perdernos el Bar Centro (Honda, 26) o el Mesón de Paco (Arcos, 33) y su tapa de menudo (callos con garbanzos), la berza jerezana o las gambitas con bechamel. Junto a la estación de autobuses está Casa Pepa (Plaza Madre de Dios, 14), con su famosa tapa de rollito de berenjenas relleno de langostinos. Y cerca de la avenida de Álvaro Domecq nos encontraremos con el mesón Los Cisnes (Divina Pastora, 24): prueba el solomillo al oloroso...

JEREZ MONUMENTAL

Una vez repuestas las fuerzas, podemos visitar tres de los principales monumentos de la ciudad: la Catedral, la Cartuja y el Alcázar.

La Catedral de Jerez (Plaza de la Encarnación, s/n), de estilo barroco, se construyó como Iglesia colegial, puesto que Jerez no tuvo obispado hasta 1980. El edificio presenta una planta rectangular, con cinco naves. Su construcción se demoró casi un siglo, por lo que la Catedral exhibe una sucesión de estilos arquitectónicos.

La Cartuja de Jerez (Carrera de Jerez a Algeciras Km.5), ss considerada como uno de los edificios de mayor valor artístico de la provincia de Cádiz. La Cartuja merece una visita sólo por La Cartuja de Jerezsu pórtico grecorromano, obra de Andrés de Ribera, y el claustro, ambos de corte gótico, asi como el patio de los Arrayanes. El edificio se levantó en la segunda mitad del siglo XV por iniciativa del caballero D. Álvaro Obertos de Valeto.

En su iglesia sobresalen los cuadros de Roelas que decoran el altar mayor. Los monjes cartujos dedicaron sus días a la cría y doma de los purasangre cuyos descendientes conformaron la actual Yeguada de la Cartuja-Hierro del Bocado.

El Alcázar de Jerez de la Frontera (Calle Alameda Vieja, s/n), es la construcción más antigua que se conserva en la ciudad. Esta fortaleza del siglo XII tiene origen islámico. Dentro del recinto destacan la Puerta de la Ciudad, la Mezquita, el Patio de Armas y el Palacio de Villavicencio, así como sus jardines, la Puerta del Campo y los Baños Árabes.

JEREZ Y EL FLAMENCO

Jerez de la Frontera pasa por ser la cuna del Flamenco, por lo que los amantes de este arte tiene una visita obligada en el Centro Andaluz de Flamenco Junta de Andalucía, situado en la Casa-Palacio Pemartín (siglo XVIII), en la que destaca su casa barroco-rococó, donde podremos disfrutar de documentos y objetos relacionados con este arte. Podremos visitar también una galería de figuras históricas del cante, toque y baile flamenco. En la exposición destaca el cuadro de Juan Valdés, Tríptico de la Soleá.

BODEGAS DE JEREZ

Una escapada a Jerez no es lo mismo sin una visita a alguna de sus bodegas. Las hay a decenas, pero quizás destacaríamos dos. En primer lugar, las instalaciones de Lustau (Arcos, 53), donde se producen los que pasan por ser los vinos jerezanos de más calidad y que cuenta con decenas de galardones internacionales. Por otro lado, las Bodegas González-Byass, que elaboran el popular Tío Pepe, también merecen una visita.

Durante nuestra estancia en Jerez veremos que la ciudad está cuajada de anuncios de videos, bodegas y bodegueros: La Ina, Tío Pepe, Domecq... lo que nos da una medida de la importancia de este sector en la zona.

Hablamos de una localidad que tiene una gran capacidad hotelera, pero cuidado: si te da igual el motociclismo, procura que tu escapada no coincida con el mundial de motos que se celebra en la localidad, normalmente en primavera.

¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN JEREZ? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008