Las mejores playas de Asturias

NOMADEA > ASTURIAS > ...

Playas de Asturias

Los casi 350 kilómetros de costa asturiana albergan aproximadamente 200 playas. Ahí es nada.  Así es el litoral de esta provincia, donde encontraremos calas secretas, amplios arenales que se alternan con altos acantilados o con playas de piedras rodadas. A pesar de su enorme variedad, las playas de Asturias tienen un denominador común: es uno de los litorales mejor preservados de la Península Ibérica. Si estás pensando en escaparte a Asturias, te damos unas cuantas pistas para que elijas la playa que más se adapte a tu perfil de viajero.

PLAYAS PARA HACER SURF

Si nuestra pasión es el surf, no podemos perdernos la Playa de Xagó (Gozón): esta gran ensenada alberga el conjunto dunar mejor conservado de Asturias sino que es el recurso perfecto para surfear cuando el mar esconde su bravura en otros arenales.

La Playa de Rodiles (Villaviciosa) es tal vez una de las más conocidas de Asturias y uno de los grandes arenales del centro de la región. Hay muchos calificativos para definirla pero, como hablamos de surf, simplemente diremos que es un rivermouth break de izquierdas perfectas, en marea baja, mientras que, en alta, hay buenos picos al oeste de la playa. A buen entendedor...

Otro lugar mítico para los amantes del surf es la Playa de Anguileiro  (Tapia de Casariego). Este arenal, de poco más de 400 metros, se convierte cada Semana Santa en lugar de encuentro de los mejores surfistas internacionales.

PLAYA & CHIRINGUITO

Si lo que queremos es un plan tranquilo, nada mejor que una playa con su correspondiente chiringuito. Como Playa España, en Villaviciosa. Enclavada en la desembocadura del río del mismo nombre y rodeada de acantilados, la playa es una de las más bellas (y concurridas) de Asturias. Además a escasos metros de la playa se encuentra Las Terrazas Ipanema, donde no sólo disfrutaremos de su servicio de bar sino que albergan el mejor solarium natural con impresionantes vistas de la cornisa cantábrica.

Otra buena opción para relajarnos es la Playa de Barro, en Llanes. Protegida del Cantábrico por dos pequeños islotes que la flanquean a cada lado, esta pequeña playa cuenta con la ventaja de disponer no sólo de un bar a pie de playa, sino también de un pequeño chiringuito con una cocina cuidada y un personal de lo más amable.

No muy lejos de allí, en Ribadesella, está la Playa de Vega. La belleza de esta playa, declarada monumento natural, y la excelente oferta gastronómica que existe en las proximidades nos obliga a decantarnos, en esta ocasión, no por un chiringuito sino por un restaurante, el Gueyu Mar, que nos ofrece los mejores pescados frescos del Cantábrico.

UN PASEO POR LA PLAYA

Si somos de esos que en cuanto ponen la toalla sobre la arena la dejan allí y se ponen a andar, no podemos perdernos la Playa de Xivares, en Carreño. El paseo desde la playa hasta Perlora permite, además estirar las piernas, disfrutar de la impresionante panorámica que se nos ofrece de los acantilados de El Tranquero. Kilómetro y medio de recorrido siguiendo el trazado de la vía de ferrocarril que comunicaba Gijón y Avilés.

Más: el Playón de Bayas, en Castrillón es la prolongación natural de la playa de Los Quebrantos (Soto del Barco), separada de ella por el río Ranón. Este lugar forma parte de una hermosa senda litoral que discurre paralela al mar hasta la localidad de Arnao.

Otra buena opción para los paseantes playeros es la Playa de Frexulfe, en Navia. Se trata de la playa más conocida del encantador puerto pesquero de Puerto de Vega. por algo fue declarada Monumento Natural. El paseo clásico en esta playa es el que va desde la Reserva Parcial de la Playa de Barayo, en el límite con el vecino concejo de Valdés, hasta la localidad de Navia.

PLAYAS SECRETAS

El sueño de todo amante de la playa es encontrar una de esas calas solitarias y tranquilas, donde tomar el sol a salvo de las familias con el tupper de tortilla y los balones de plástico. Pues bien, en Asturias las hay. Como la Playa de El Silencio, a unos 18 kilómetros de Cudillero. La playa del Silencio o de Gaviero es una de las más bellas de todo el occidente. Sin acceso rodado, merece la pena el esfuerzo de recorrer los poco más de 800 metros que separan la localidad de Castañeras de este pequeño recodo de paz donde los acantilados se cierran sobre sí mismos convirtiendo el oleaje en un delicado susurro.

O la Playa de Gulpiyuri, a medio camino entre Llanes y Ribadesella, es otra de esas maravillas a las que tan sólo se puede acceder a pie, por lo que no es de extrañar que haya sido catalogada como monumento natural. Se trata de una pequeña ensenada, ubicada a 100 metros de la rasa costera, que se inunda durante las pleamares vivas dándole la apariencia de piscina salada.

Otro de esos sitios donde reina la tranquilidad esla Playa de Barayo (Valdés/Navia). Al igual que en los dos casos anteriores, el esfuerzon que invertiremos en llegar tendrá su recompensa que en forma de disfrute de uno de los ecosistemas costeros (dunas y marismas) mejor conservados de Asturias. Además, si visitamos la playa de Barayo tendremos la excusa perfecta para disfrutar de una excepcional comida en Puerto de Vega. Para reponer fuerzas.

PLAYAS URBANAS

Son muchos los que aprovechan una escapada urbana para darse un chapuzón en la playa de turno si el clima acompaña. El ejemplo perfecto es la Playa de San Lorenzo, en pleno centro de Gijón. Un baño en la playa de la capital gijonesa puede ser un broche de oro después de un día ajetrado.

Son muchos los que aprovechan la visita a Llanes para tomar el sol en la Playa del Sablón, junto al Paseo de San Pedro y a tiro de piedra de los famosos Cubos de la Memoria de Agustín Ibarrola.

Otro de los pueblos más visitados de Asturias también cuenta con su correspondiente playa. Si visitamos Ribadesella podemos hacer parada en la playa de Santa Marina, una de las más especiales de Asturias, pues conjuga belleza y tradición. Además de ser el lugar donde desemboca el río Sella, la playa cuenta con un paseo marítimo repleto de encantadoras villas y casas de indiano. La puesta de sol en el estuario es un momento mágico. Por si fuera poco, la playa depara una última sorpresa al visitante: huellas de dinosaurio. En el extremo occidental, en la bajada al acantilado, pueden verse rastros de pisadas de saurópodos, al igual que en otros lugares de la zona.

¿BUSCAS HOTEL BARATO EN ASTURIAS? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008