Escapada a Asturias con niños

NOMADEA > ASTURIAS > ...

Viajar a Asturias con niños

De Asturias se conoce su gastronomía (es mítica su fabada), sus pueblos llenos de encanto, como Llanes o Cudillero, sus playas y acantilados que nada envididan a los de la costa irlandesa... pero esta maravillosa comunidad es poco conocida como destino donde viajar con niños. Craso error, porque Asturias cuenta con multitud de atracciones para viajar en familia. Echemos un vistazo.

PARQUE JURÁSICO

Nuestra ruta empieza en el Museo Jurásico de Asturias, el MUJA, que se encuentra entre Lastres y Colunga, en lo alto de un promontorio que mira al mar. Allí Desde allí arriba es difícil decidir qué qué impacta más, si las vistas sobre el Cantábrico o el propio museo de planta tridáctila, copia de una huella de dinosaurio. Dentro, tres salas dividen la visita en los tres períodos en los que existieron estos animales (Triásico, Jurásico y Cretácico) y acogen un montón de reproducciones a escala real de temidos ejemplares de Gigantosaurio o de Tiranousario Rex.

Pocas cosas gustan más a los niños que los dinosaurios, y en Asturias los hay a montonesLos dinosaurios que se ven aquí dentro son maquetas, pero... ¿de verdad camparon a sus anchas por la costa asturiana? Pues sí; que se haya demostrado, desde Ribadesella hasta Gijón. Muestra de ello son las huellas fosilizadas que dejaron estos animales en lo que se conoce como Costa de los Dinosaurios. Recomendamos un paseo por la vecina playa de la Griega: veréis que las huellas de dinosaurios saurópodos no engañan.

LA LABORAL

Seguimos con el que se considera, dentro del Principado, el nuevo eje físico y simbólico sobre el que pivota buena parte de la creación contemporánea en todos sus ámbitos: La Laboral. Ya sea en danza, en teatro, en arte moderno, en fotografía, en conciertos o en performances, La Laboral es una referencia a nivel internacional.

Es uno de los nuevos puntos calientes de la región y todo un efervescente laboratorio de propuestas artísticas. Os recomendamos que reservéis un buen rato para conocer la inmensa oferta de esta Ciudad de la Cultura. En ella podréis comprobar cómo se dota de nueva vida a un edificio público en desuso al estilo de lo que se hizo en la Tate Modern de Londres o en tantos otros edificios de Alemania, Holanda y resto de Europa del Norte. Casi todas las exposiciones de su espacio de arte moderno, la Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, tienen alguna intervención artística en la que se pueden toquetear botones, palancas o altavoces, que seguro que es algo que emociona a los más pequeños.

NEMO Y LOS TIBURONES

En Gijón, al otro lado del Elogio del Horizonte, la escultura de Chillida, donde por cierto, podéis jugar a ver quién resiste mejor el viento y a escuchar el sonido del mar desde su interior, tenéis otra de las visitas imprescindibles en Asturias: el Acuario. Allí, del mar Cantábrico al oceáno Índico o al Pacífico no hay más que una tirada y a las clásicas estrellas del recorrido (los tiburones y los peces payaso, o sea, Nemo y compañía) se le unen las nutrias y los pingüinos del Cabo de Hornos.

CEREALES Y FRUTAS

Cuando subáis a la torre central de La Laboral, al hacer parada en su planta número 17 y aproximadamente a unos ochenta metros del suelo, fijáos bien en las vistas: justo al otro lado de la carretera que bordea este edificio, está está el Jardín Botánico Atlántico. En esta época, el Jardín es perfecto para un descanso en vuestra visita a La Laboral.

De hecho, es una gozada pasearse por cualquiera de sus cuatro áreas: por ejemplo, por la Factoría Vegetal, en donde podrás hacer que tus hijos prueben a distinguir flores de árboles frutales bien conocidos, como los cerezos, los naranjos o los perales. O aprender cuáles son las plantas que a lo largo de la historia han servido a la humanidad para vestirse, teñir tejidos o calzarse, en los Huertos del Viejo Mundo. En esta misma sección de este recorrido por la flora de todo el planeta, podrás explicar a tus hijos in situ cómo crecen las espigas de muchos cereales, cómo se separa el grano de la paja o cómo se muele el trigo o el sorgo. Por conocido que sea el asunto, verás que es una de las paradas más didácticas que se pueden realizar en el Jardín.

LAGOS Y VACAS

Si estamos por tierras asturianas, los Lagos de Covadonga son el lugar ideal para una excursión con los más pequeños. Además de respirar el aire puro de los Picos de Europa, podremos disfrutar de escenas campestres que son poco habituales en la ciudad. Sin ir más lejos en la carretera de subida ya nos toparemos con vacas que campan a sus anchas junto a la carretera. Y en los lagos, además de vacas podremos ver además caballos y ovejas.

Los Lagos de Covadonga son perfectos para una excursión en familiaEn toda la zona hay miradores y senderos habilitados para dar largos paseos. Además, podremos acercanos hasta las Minas de Buferrera, una mina abandonada con su túnel, raíles y vagonetas. Y justo al lado, en el Centro de Visitantes Pedro Pidal, podremos disfrutar de una recreación del ecosistema de la zona, con reproducciones perfectas de la flora y la fauna que, junto a los efectos audiovisuales, harán que nos sintamos en pleno bosque.

OSOS PREHISTÓRICOS

Ahora vamos en busca de los antepasados del ser humano. Al llegar al Parque de la Prehistoria, en Teverga, te vuelve a sorprender algo muy característico de Asturias: en muchas ocasiones, el continente, en este caso el valle que queda debajo de la Peña Sobia, en el Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa, te deja igual de impresionado que el contenido: tres singulares edificios en acero oxidado que albergan una muy creíble representación de cómo debió de ser la vida allá por el Paleolítico. Tus hijos alucinarán cuando, en La Cueva de Cuevas, os enseñen en qué condiciones pintaban hace unos 25.000 años.

Y muy cerca, en Tuñón, está el inicio de una de las actividades que mejor van a recordar tus hijos de este viaje por la región: la Senda del Oso. Un antiguo sendero de trenes mineros convertido hoy en Vía Verde y acondicionado perfectamente para caminar o para pedalear, con esca- so desnivel, piso firme y muchas grutas que atravesar. Y todo eso mientras el aire puro de la montaña entra de lleno en vuestros pulmones.

Además, en el inicio de la Senda del Oso está el Centro BTT, donde alquilan bicicletas de montaña para toda la familia (si tu hijo es pequeño, también te facilitan la sillita para llevarle detrás). La dificultad del recorrido es baja, ya que no hay mucho desnivel y no es un gran esfuerzo hacerla completa: tiene un tramo común de 10 km. y después podéis elegir entre llegar a Santa Marina, en el Valle de Quirós o acabar en Entrago, en el Valle de Teverga.

¿Y qué tal una mochila de Skip Hop?
Si vas a viajar con niños habrá que equiparlos correctamente, ¿no? La colección de mochilas ZOO de Skip Hop es perfecta para los más viajeros más pequeños: resistentes, ajustables, con bolsillos isotérmicos y sobre todo... ¡muy chulas! Que cada uno elija su animal preferido y a tirar millas.
¿BUSCAS HOTEL BARATO EN ASTURIAS? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008