Tabarca, el último refugio del Mediterráneo

NOMADEA > ALICANTE > ...

Tabarca

Situada a poco más de veinte kilómetros de Alicante y a tan sólo ocho de Santa Pola, Tabarca es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana y uno de los últimos paraísos del Mediterráneo. En su día la isla fue utilizada por los piratas para refugiarse; hoy son los amantes de la naturaleza quienes acuden allí para estar a salvo de la marabunta turística.

La isla fue declara Reserva Marina en 1986, por lo que es un auténtico paraíso para los amantes del buceo. De hecho, Tabarca está considerado como uno de los mejores lugares de España para la práctica del snorkeling.

Aunque en invierno hay poco más de 30 habitantes, en cuanto el tiempo mejora son muchos los que se acercan a la isla para tomar el sol, hacer snorkel y degustar un caldero de pescado.

QUÉ HACER EN TABARCA

Esta isla, aunque pequeña, cuenta con una historia que para sí quisieran otros lugares de más relumbrón.

En el siglo XVIII, para acabar con la piratería la isla de Tabarca fue fortificada y poblada por pescadores de coral de origen genovés procedentes de la isla de Tabarqah, situada en Túnez. Por eso muchos de los nativos de Tabarca cuentan con apellidos tan pintorescos como Russo, Manzanaro o Parodi. De esta época quedan las murallas, las puertas de San Gabriel, San Miguel y San Rafael, la torre defensiva de San José (que en otros tiempos hizo las veces de prisión), la Casa del Gobernador (reconvertida en hotel boutique) y la Iglesia.

Por todo esto a isla de Tabarca fue declarada en 1964 conjunto histórico nacional.

Una vez visitado el casco urbano, podemos poner rumbo al extremo oriental de la isla se encuentra el decimonónico Faro de Tabarca. Situado a un sólo kilómetro del pueblo, el faro se inauguró en 1854 y durante años sirvió de escuela para fareros de media Europa. Fue rehabilitado en 1985 y, debido a su ubicación, la linterna tuvo que colocarse con helicóptero. El principal objetivo del faro era balizar la pequeña isla, una de las reservas marinas más importantes del Mediterráneo, y evitar los múltiples naufragios provocados por la poca altura de la isla.

También podememos pasarnos por el Museo Nueva Tabarca, ubicado en el antiguo edificio de la Almadraba. Se trata de un un pequeño museo sobre la historia de la isla y su riqueza marina, ubicado en la misma playa.

Pero si por algo es famosa Tabarca es por su costa es recortada, formada por pequeños acantilados de escasos metros de altura, con zonas de cantos rodados y una playa de arena con aguas transparentes, ideales para la práctica del snorkeling, una modalidad de buceo en superficie. No olvidemos que la zona fue declarada en 1986 la primera Reserva Marina del país.

CÓMO LLEGAR A TABARCA

A menos que dispongamos de nuestro propio barco, la forma más rápida y más cómoda de llegar a Tabarca es mediante las populares Tabarqueras, los barcos que salen cada hora desde el puerto de Santa Pola. Además estos catamaranes cuentan con visión submarina para disfrutar del imponente fondo marino que nos ofrece el trayecto de media hora hasta la isla.

Para prisas o emergencias, la isla cuenta con servicio de barco-taxi, una lancha rápida que efectúa el trayecto entre Tabarca y Santa Pola en pocos minutos.

Si queremos ir a Tabarca desde Alicante, la mejor opción son los barcos de Crucertos Kontiki, que parten desde el Puerto Deportivo de la capital alicantina y nos dejan en la isla en menos de una hora.

RESTAURANTES EN TABARCA

Caldero tabarquino
La gastronomía es uno de los grandes atractivos de la isla, y en especial su clásico caldero. Son muchos los que se desplazan a Tabarca a pasar el día con el pretexto de hincarle el diente a este guiso a base de gallina (un pescado de roca de lo más sabroso) y mero, que se sirve con patatas y all i oli. Con el caldo se cocinará un arroz a banda, que se sirve de segundo plato.

El caldero tabarquino, a base de pescado fresco, es todo un clásico en la islaDurante la temporada alta en Tabarca hay casi más restaurantes que habitantes, y en todos podremos degustar el clásico caldero. En Anita, Casa Gloria, Los Pescadores, Amparín o La Almadraba, lo bordan. La isla es tan pequeña que no hay pérdida posible: todos ellos están frente a la playa, a pocos metros los unos de los otros.

Un par de consejos: para evitar sorpresas es importante reservar mesa nada más llegar a la isla. Por otro lado, si adelantamos un poco la hora de la comida comeremos más a gusto y el servicio será mejor.

HOTELES EN TABARCA

Las opciones para dormir en Tabarca son tan reducidas como la isla. En plan low cost tenemos el Hostal Masin, que ofrece alojamiento básico para quien no busque exquisiteces. Algunas de sus habitaciones tienen vistas al mar y, lógicamente, son las que primero se reservan.

El Hotel Isla Tabarca ya es otra cosa. Se trata de un hotel con encanto, ubicado en un edificio del siglo XVIII (la antigua casa del Gobernador), donde todo está cuidado hasta el último detalle. Ideal para desconectar o para ponerle la guinda a una escapada romántica.

ESTE LUGAR PERTENECE A NUESTRA SELECCIÓN DE ESCAPADAS ROMÁNTICAS
¿BUSCAS OFERTAS DE HOTELES EN TABARCA? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008