Alicante, ciudad a mar abierto

NOMADEA > ALICANTE > ...

Alicante

Los alicantinos dicen de su ciudad que es la millor terreta del mon, el mejor lugar del mundo. Y quizás tengan razón, pues en pocos lugares se puede disfrutar de un clima privilegiado y una gastronomía de primer nivel . Y todo ello a orillas del Mediterráneo. Alicante es el lugar perfecto para una escapada de fin de semana. Si quieres saber qué ver y hacer, toma nota.

LA EXPLANADA Y EL POSTIGUET

Alicante está abierta al mar y su playa más famosa es la del Postiguet, en pleno centro de la ciudad. En verano, durante el día, está llena hasta la bandera (azul, claro) de bañistas, y cuando cae el sol son muchos los noctámbulos que se acercan hasta allí para disfrutar de sus chiringuitos chill out.

La ExplanadaLa playa del Postiguet se encuentra frente al lugar más popular de Alicante, la Explanada: un paseo tricolor labrado con millones de de mármol y plagado de palmeras en el que encontraremos heladerías, quioscos y hasta un auditorio de música en el que, si tenemos suerte, podremos disfrutar de la banda sinfónica de la ciudad.

En la Explanada, que recuerda mucho a Las Ramblas de Barcelona, podremos observar alguno de los edificios más significativos de Alicante, como la famosa Casa Carbonell, construída por el empresario textil Enrique Carbonell en respuesta al trato recibido en el antiguo Hotel Palace. Tras un largo viaje, el señor Carbonell llegó al hotel hecho unos zorros y debido a su aspecto no le permitieron alojarse allí. Como venganza mandó construir un edificio que eclipasara al del hotel. Eso es poderío.

Frente a la Explananda está el Puerto Deportivo de la ciudad, donde destaca el polémico Casino Mediterráneo, un edificio cuyo diseño desata amores y odios por partes iguales. Lo ideal es poder contemplarlo de noche, pues su estilo retro y sus luces de atracción de feria, simulando lenguas de fuego, no dejan a nadie indiferente.

EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA

Al final de la Explanada hay un ascensor excavado en la roca que nos lleva a uno de los lugares con más encanto de la ciudad, el Castillo de Santa Bárbara, desde donde se domina la bahía de Alicante. Esta fortaleza medieval se encuentra en la cima del monte Benacantil, a 166 metros de altura. La imagen del relieve de esta montaña desde la playa del Postiguet recuerda a una cara, por lo que recibe el nombre de la cara del moro.

En su interior el castillo alberga el Museo de la Ciudad de Alicante (MUSA), y salas con exposiciones permanentes tan interesantes como Piratas, los ladrones del mar.

Por razones obvias se recomienda subir en ascensor o en coche, aunque los más aguerridos pueden subir a pie atravesando el Barrio de Santa Cruz, probablemente el lugar con más encanto de la ciudad.

EL BARRIO

El casco antiguo de Alicante es conocido como el Barrio y tiene dos zonas claramente diferenciadas. Por un lado, bordeando la muralla que baja desde el castillo, en la ladera del monte Benacantil, se encuentra el  barrio de Santa Cruz. Ya a nivel del mar, se encuentra el centro histórico y monumental de la ciudad.

Barrio de Santa Cruz El barrio de Santa Cruz es la zona más típica de la ciudad, con empinados recodos y ventanas repletas de flores, en el que destacan la Ermita de San Roque, que da cobijo al Cristo Gitano, y la Ermita de la Santa Cruz, del siglo XVIII, desde donde parten las procesiones de Semana Santa. Durante sus fiestas patronales, que coinciden con los primeros días de mayo, en el barrio se celebra la famosa festividad de Las Cruces, época en que sus calles se inundan de flores. Imprescindible asomarse al mirador de Santa Cruz, casi tan bonito como las vistas que desde él se obtienen.

En nuestro descenso a través del barrio de Santa Cruz, pasaremos por el Parque de la Ereta (el lugar perfecto para echar unas fotos de la ciudad) y llegaremos a la parte más monumental del casco histórico. Aquí se encuentra el Ayuntamiento de Alicante (donde está la llamada cota cero, la referencia que se utiliza para medir la altitud sobre el nivel del mar de cualquier punto de España), en la preciosa Plaza de la Santísima Faz, una de las más bellas de la ciudad.

No podemos irnos del casco antiguo sin pasar por la calle Labradores, con palacetes del siglo XVIII de grandes zaguanes, por la Basílica de Santa María, repleta de rincones secretos, como la prisión que hay dentro de la torre medieval o las tumbas que reposan bajo la capilla renacentista, o por la concatedral de San Nicolás de Bari, edificada sobre los restos de una mezquita.

EL CENTRO DE LA CIUDAD

Junto al casco histórico de Alicante se encuentran las principales arterias comerciales de la ciudad, las avenidas Maissonave, Federico Soto y Alfonso X el Sabio, una zona plagada de tiendas cuyo epicentro es la Plaza de los Luceros, tal vez la más famosa de Alicante, donde se celebran los éxitos del Hércules, el equipo de fútbol local.

Callejeando nos encontraremos con un acuario en mitad de la Plaza Nueva, un sorprendente hallazgo urbano. Se trata de una enorme pecera a la que podemos asomarnos para contemplar una muestra de los habitantes marinos del Mar Mediterráneo.

Si nos dirigimos hacia el mar, podemos acercarnos hasta la plaza Gabriel Miró, uno de los rincones con más encanto de la ciudad. Allí se encuentra el antiguo Edificio de Correos, otro de los iconos arquitectónicos de la ciudad.

El límite de esta zona de la ciudad lo marca el Parque de Canalejas, junto al puerto deportivo, donde destacan los ficus centenarios de más de veinte metros de altura.

MARQ Y MACA

El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) fue premiado como mejor museo en 2004 por el European Museum Forum.  Y no es de extrañar, pues el MARQ está en las antípodas de esos museos fríos, MARQde pasillos inacabables y asépticos. Este es un museo amable, con encanto, que apuesta por el didactismo audiovisual y la tecnología y cuyos fondos abarcan desde el paleolítico hasta la modernidad, sin perder de vista las referencias locales.

El MARQ se encuentra alejado del centro, cerca del Castillo de Santa Bárbara, por lo que podemos programar ambas visitas a la vez.

Por otro lado, el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA), situado junto a la Basílica de Santa María, es el edificio civil más antiguo que se conserva en la ciudad. Sólo eso debería ser ya un motivo para visitarlo. Concebido como un almacén de cereales, el edificio tuvo también funciones de escuela de comercio hasta llegar a convertirse en museo. Sus salas acogen una importante colección de arte del siglo XX, formada principalmente por obras donadas por Eusebio Sempere. Cuenta con obras de Chillida, Picasso, Dalí y Miró, entre otros.

COMER EN ALICANTE.

Cualquier escapada a Alicante tiene que ser culminada ante un plato de arroz. Y decimos bien: arroz y no paella, porque a pesar de su parecido, la paella es de Valencia y los arroces de Alicante. Para ello, podemos acercarnos a Nou Manolín (Villegas, 3), un clásico en pleno centro de la ciudad, que además alberga una de las mejores barras de España. Y si queremos algo más típico, en la carretera que une el pueblo de San Juan con las playas se encuentra Restaurante Candela (Carretera de Benimagrell, 51), donde bordan el arroz de conejo y caracoles.

Si queremos tapear hay dos locales que no podemos perdernos. Uno es La barra de César Anca (Ojeda, 1), local innovador y paradigma de las tapas gourmet. La Taberna del GourmetAllí podremos degustar platos como el pulpo sobre torrija de patata ajada y gratinado suave de alioli o el tartar de gambón sobre socarrat de arroz a banda.

El otro es La Taberna del Gourmet (San Fernando, 10), nombrada mejor barra del año en 2009, al lado de la Explanada. Se trata de un local con un profundo respeto por el producto donde es imprescindible probar su ensaladilla rusa, sus mariscos de lonja o sus berenjenas fritas con miel de níspero.

A tiro de piedra se encuentra el que para muchos es el mejor restaurante de Alicante: Monastrell (Rafael Altamira, 7), donde elaboran recetas clásicas con productos de la zona, dándoles un toque de creatividad.

Para la sobremesa, nada mejor que un café en Las Manolitas (Canalejas, 20), un local que se ha hecho célebre por sus magníficas cupcakes, que provocan furor en la ciudad. Y no es para menos, pues son probablemente las mejores del país.

¿BUSCAS HOTELES BARATOS EN ALICANTE? MIRA AQUÍ
NOMADEA | Ideas para escapadas y viajes de fin de semana desde 2008